¡Mi hijo tiene dislexia! ¿ahora que?

¿Qué es la dislexia?

Según la Asociación Catalana de Dislexia, podemos definir la dislexia como “una dificultad significativa y persistente en la forma escrita del lenguaje, que es independiente de cualquier causa intelectual, cultural y emocional y que, por lo tanto, aparece pese a tener una inteligencia adecuada, una escolarización convencional y una situación sociocultural dentro de la normalidad”.

Características principales de la dislexia:

  • Invierte letras, sílabas y/o palabras
  • Confunde derecha e izquierda
  • Escribe en espejo
  • Confunde el orden de las letras dentro de las palabras (barzo por brazo)
  • Confunde especialmente las letras que tienen una similitud (d/b, u/n…)
  • Omite letras en una palabra (árbo por árbol)
  • Sustituye una palabra por otra que empieza por la misma letra (lagarto por letardo)
  • Tiene dificultades para conectar letras y sonidos.
  • Le cuesta pronunciar palabras, invierte o sustituye sílabas
  • Al leer rectifica, silabea y/o pierde la línea
  • Su coordinación motriz es pobre
  • Le cuesta panificar su tiempo
  • Se dan dificultades para el aprendizaje de secuencias (días de la semana, meses del año, estaciones,…)
  • Trabaja con lentitud
  • Evita leer

El DSM-V, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, añade que es necesario que los síntomas persistan por lo menos, durante 6 meses.

Además de esto:

  • Las aptitudes académicas tienen que estar sustancialmente afectadas y en grado cuantificable, por debajo de lo esperado para su edad cronológica (mediante pruebas estandarizadas). Normalmente, los niños con dislexia presentan un retraso en la lectura de aproximadamente dos años en relación con su edad cronológica. Y esto, tiene que estar interfiriendo, significativamente, en su rendimiento académico o laboral.
  • Las dificultades de aprendizaje tienen que haber ocurrido y empezado en edad escolar.
  • Y por último, como requisito indispensable, éstas dificultades no se pueden explicar mejor por discapacidades intelectuales, trastornos visuales o auditivos no corregidos, otros trastornos mentales/neurológicos o bien, por directrices educativas inadecuadas.

Así, entendiendo que la dislexia es de origen neurobiológico y pues, que se presenta ya desde el nacimiento, muy probablemente tenga efectos durante toda la vida. Por eso va a ser muy importante su detección y tratamiento, pues es una de las causas principales de fracaso escolar y que afecta a uno de cada diez niños.

Valoración de la dislexia

La valoración debe llevarse a cabo mediante diferentes pruebas estandarizadas. La dislexia engloba diferentes estructuras cerebrales, por lo que es imprescindible que se valore desde diferentes disciplinas. A continuación exponemos algunos de los test que utilizamos en Tot Teràpia:

  • El test PROLEC el cuál nos permite evaluar los procesos iniciales de identificación de letras, los procesos léxicos o de reconocimiento visual de las palabras, los procesos sintácticos y los procesos semánticos.
  • El test PROESC que evalúa el rendimiento del paciente en la escritura. El test incluye un dictado de sílabas, un dictado de palabras, un dictado de pseudopalabras, un dictado de frases, la escritura de un cuento y por último, la escritura de una redacción.
  • La batería NEPSI-II, valora el desarrollo neuropsicológico. Se administran tareas relacionadas con la Atención y función Ejecutiva, Lenguaje, Procesamiento Visoespacial, Memoria y aprendizaje y Sensoriomotor.
  • También será necesaria una exploración exhaustiva de la lateralidad y los procesos asociados como la integración de los hemicuerpos y la definición de lado dominante. Se puede examinar como se están realizando los procesos práxicos a través de la batería SIPT.
  • Y por último, y para facilitar un diagnóstico definitivo, será necesario evaluar el grado de capacidad intelectual, siendo necesario para descartar posibles discapacidades. Para ello tenemos el WISC-IV que explora, de manera precisa, las capacidades cognoscitivas de los niños y PTONI que evalúa la inteligencia no verbal.

De hecho, muchos niños con dislexia son diagnosticados de alto coeficiente intelectual (CI), aunque sus calificaciones en el colegio no lo demuestren. De hecho, para poder realizar un diagnóstico de dislexia los resultados en el CI deben ser superiores a 85, siendo la media entre 90 i 110. Pueden destacar en ejercicios de tipo oral, pero no en los escritos y suelen ser talentosos en el arte, la música, el teatro, los deportes o las ventas.

Trastornos asociados a la dislexia

En la mayoría de las veces las dificultades lectoras o dislexia no se presentan de forma asilada sino que suelen tener trastornos asociados:

  • TDA o TDAH: es un trastorno que se caracteriza por un déficit de atención, impulsividad y hiperactividad, variable en función de cada caso.
  • Disgrafía: errores que afectan al trazado y/o a la grafía de las letras.
  • Disortografía: errores de la escritura que afectan a la palabra provocando dificultades para integrar correctamente las reglas de ortografía.
  • Dispraxia: dificultades en la planificación motora que dificultan la organización del movimiento.
  • Discalcúlia: dificultades en el aprendizaje de las matemáticas.
  • Problemas afectivos y emocionales: puede aparecer frustración, ansiedad, irritabilidad, entre otros, cuando un niño presenta problemas en la lectura.

 Tratamiento de la dislexia

¿A qué profesional debo acudir si mi hijo tiene dislexia?

Es muy importante que el tratamiento de la dislexia lo realicen conjuntamente el logopeda, el terapeuta ocupacional, el musicoterapeuta y el psicólogo (si fuese preciso) abarcando así, todas las áreas que se deben trabajar.

Para tratar las dificultades lectoras desde Logopedia y Terapia Ocupacional, en Tot Teràpia contamos con la herramienta de Metrónomo Interactivo y con un pequeño espacio llamado “Little Town”.

Little Town

Es un espacio que permite a los niños incorporar en su vida diaria todo aquello que vanaprendiendo a lo largo de las sesiones. Dispone de diferentes escenarios: Un hospital, un supermercado, una farmacia, una tienda de ropa, un supermercado y una biblioteca. Estosespacios permiten realizar actividades lúdicas y motivadoras para los niños, ayudando a que su aprendizaje sea más rápido y efectivo. En función de las características y de las necesidades de cada niño, la intervención se realizará de una u otra forma.

cordel-y-cuentas-en-forma-de-letra    tampon-letras

Metrónomo Interactivo (MI)

Es una herramienta útil para el entrenamiento de las habilidades lectoras. Incide en la mejora de la planificación, la cognición, las habilidades motoras, así como ayuda a potenciar la organización y estructuración del lenguaje, la velocidad de procesamiento y la comprensión lectora, entre otras.

metronomo-flechas   metronomo-interactivo-letras   metronomo-formas-geometricas

 

La musicoterapia es una terapia complementaria en el tratamiento de la dislexia, puesto que la música y el lenguaje presentan paralelismos en aspectos sensoriales y motores, en la producción vocal y en su funcionalidad como sistemas de comunicación.

En musicoterapia tanto el paciente como el terapeuta se involucran completa y activamente en la producción musical, lo que puede aumentar la autoestima del paciente con dislexia, que podría estar comprometida por los problemas asociados a su condición.

El entrenamiento auditivo, tanto de sonidos musicales (frecuencias) como de fonemas o palabras (escuchando la letra de una canción, por ejemplo), puede favorecer la capacidad de discriminación auditiva y de conciencia fonológica, que están estrechamente relacionadas con el desarrollo de la lectoescritura.

Cabe resaltar una de las características esenciales de la práctica musical: su gran capacidad de motivación para la participación activa. Aprendemos haciendo cosas, probando, equivocándonos y rectificando. La sesión de musicoterapia pretende proveer al paciente de un espacio seguro para la comunicación y la expresión, sin miedos y sin presiones: un tiempo y un espacio para aprender y crecer.

No obstante, en Tot Teràpia también utilizamos Neurofeedback, una herramienta novedosa y poderosa mediante la cuál se crea un proceso de aprendizaje que conlleva que el cerebro se autorregule mejor y permite que el sistema nervioso central funcione mejor.

Para utilizar Neurofeedback en pacientes con dislexia, es necesario conocer las áreas cerebrales implicadas en la lectura; son tres y se encuentran en el hemisferio izquierdo.

  • Temporo-parietal: Es el área encargada de integrar la información visual con la fonológica o la semántica.
  • Occipito-temporal: De esta área depende el sistema responsable del reconocimiento ortográfico de las palabras (área de la forma visual de las palabras).
  • Circunvolución frontal inferior: Es la responsable de la recodificación fonológica durante la lectura, durante la denominación oral, en el habla espontanea, etc.

cerebro-articulo-dislexia

 

Es muy importante, antes de empezar a trabajar todas estas áreas y aspectos,  tener claro que sin una emoción adecuada, no habrá un aprendizaje adecuado. Esto significa que el niño/a tiene que estar receptivo al cambio y para esto es necesario que crea que “es capaz” de conseguirlo. Si se siente tonto, con baja autoestima y se frustra fácilmente ante cualquier tarea de lectura o tarea escolar, no se sentirá motivado ni atraído para trabajar y su atención estará puesta en su malestar y no en sus potencialidades. En este caso, sería útil empezar la intervención en el área emocional, para trabajar inseguridades y sacarle presión. Es muy importante que los niños tengan ganas de leer y disfruten con la lectura pues es una destreza que difícilmente se verá substituida en un futuro.

 “Un niño que lee, será un adulto que piensa”

 

Alba Peña Psicóloga

Laura Zaragoza Logopeda

Cristina Antón Terapeuta Ocupacional

Anna Ballo Musicoterapeuta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dificultades de aprendizaje: la clave está en el cerebro

Hoy día, en una clase es muy común que de 25 niños, 5 tengan alguna que otra dificultad de aprendizaje. A veces, cada uno presenta dificultades en distintas áreas y con diferentes niveles de afectación. Las dificultades más comunes son:

  • De lectura, como la dislexia
  • En gramática, como vemos en la disortografía
  • De escritura, como en la disgrafía
  • En cálculo (discalculia)
  • De atención e inhibición, como pasa en niños con TDAH
  • De planificación motora, como en la dispraxia
  • De lenguaje como pasa con niños con TEL
  • En integración sensorial

Cada una de estas dificultades representa unos pequeños o grandes problemas en el proceso normal para adquirir estas destrezas. Es en el cerebro, donde ocurren todos los procesos normales para adquirir una buena integración de los sentidos.

 

La lectura, una buena concentración o una planificación motora e inhibición de conducta… Las dificultades en estas áreas son en realidad, dificultades neurológicas. El desarrollo de la tecnología permite descubrir, cada vez con más exactitud, el funcionamiento del cerebro y las áreas implicadas en adquirir dichas destrezas.

 

Cómo se llevan a cabo las dificultades de aprendizaje?

Las neuronas son células del sistema nervioso central, que se transfieren la información de unas a otras, conectándose entre ellas a través de impulsos eléctricos y a su vez están influenciadas por cambios químicos en el cerebro. Hay diferentes áreas en el cerebro destinadas a descodificar o procesar una información específica, como por ejemplo, los sentidos del olfato, la vista, el oído, el tacto, así como información sobre la ubicación del cuerpo en el espacio. Además de las áreas de los sentidos, también existen áreas para el lenguaje, para funciones como desplazarse, manipulación de objetos, reconocimiento de cara y emociones, organización de nuestros órganos vitales y sistema endocrino, etc. Existen una gran cantidad de áreas cerebrales que procesan información para que nosotros podamos funcionar en nuestro día a día.

Cuando el cerebro se empieza a desarrollar en el útero, son los genes dentro de cada neurona las que funcionan como un guía, para indicar a las células neuronales donde se tienen que posicionar en el cerebro, con qué otra célula se tienen que conectar y cuantas veces se activarán. Toda esta información está codificada en las neuronas. De esta manera, es la genética la que ayuda a predisponer cómo piensas y te comportas (tu carácter). Diciéndolo de otra manera la genética decide qué ruta de conexiones neuronales utilizas. Esto también explica por qué un hijo tiene las mismas aficiones y defectos que sus padres, así cuando un niño tiene dislexia es muy probable que algún familiar también la tenga. Sin embargo no es solo la genética que predispone nuestros caracteres sino también las experiencias y factores ambientales pueden cambiar la forma en cómo uno piensa y se mueve, ya que éstas pueden cambiar la ruta de las conexiones neuronales.

Para crear nuevas conexiones cerebrales se necesitan neurotransmisores. Los neurotransmisores son los que potencian la información eléctrica de una neurona a otra. Una buena alimentación es muy importante ya que nuestro cuerpo construye neurotransmisores a través de lo que comemos. La mayoría de nuestras funciones diarias no dependen de una sola área cerebral, sino de una combinación de diferentes áreas, igual que las destrezas como la lectura, la atención y la escritura necesitan información de diferentes áreas cerebrales. Conectando un área con otra formando circuitos específicos para una destreza en concreto; se reúnen diferentes habilidades importantes para realizar estas tareas. Por ejemplo, para la lectura se necesitan áreas que procesan información visual, información auditiva (cómo suena esta letra), áreas de atención, de descodificación y áreas de memoria, de experiencias vividas. Por consiguiente, una simple destreza consiste en diferentes fases y cada una tiene que funcionar de forma óptima. En el caso de que haya una dificultad en una de estas fases, la destreza se verá comprometida.

conexion-neuronal-detallePuede pasar que, cuando por genética algunas neuronas no tienen codificado que tienen que conectarse con otras áreas cerebrales, la conexión no se lleve a cabo. Además, si hay una deficiencia en los neurotransmisores, la información no se traspasa de forma correcta de una neurona a otra, dificultando los pasos necesarios para una buena ejecución de la tarea.

¿Cómo se diagnostican las dificultades de aprendizaje?

Existen un sinfín de pruebas y cuestionarios que miden la capacidad de atención, lectura, escritura, cálculo y planificación motora de los niños y estas se basan en un conjunto de datos de niños sin dificultades. Así pues, cuando se realiza una prueba, lo que se hace es comparar al niño con el promedio de un grupo grande de niños de su misma edad. Y se describe a base de síntomas.

nepsy-pruebas-diagnostico-TDAH copiaSe pueden detectar de forma efectiva las diferentes dificultades en el aprendizaje utilizando estas pruebas, aunque es muy fácil equivocarse.

Hasta los años 80, solo se podía ver el cerebro y sus estructuras: no se podía apreciar ni su funcionamiento, ni la conexión entre las áreas cerebrales. Por mucho tiempo, sólo se consideraban como dificultades neurológicas cuando se podía ver una lesión cerebral. Por eso aún existen personas que no consideran dificultades de aprendizaje como una dificultad neurológica. Gracias al desarrollo de la tecnología, los neurocientíficos pueden observar con la ayuda de técnicas de la neuroimagen, como entre otras el FMRI, PET y ERP, el cerebro en su funcionamiento y se han descubierto las redes neuronales implicadas en las diferentes destrezas de aprendizaje.

Vivimos en una época interesante en donde aún se están descubriendo circuitos cerebrales. Asimismo, se está utilizando la información obtenida de los diferentes circuitos responsables para el aprendizaje como herramienta para el diagnóstico. La información de como un circuito está afectado permite diseñar métodos de terapias más efectivos.

Por ahora, la mayoría de los test para detectar dificultades de QEEGaprendizaje consisten en cuestionarios y pruebas. Estas pruebas pueden explicar cómo realiza el niño los ejercicios en comparación con otros. Sin embargo no explican la rapidez con la que puede aprender el niño ni explica el porqué realiza la prueba mal. Tampoco nos indica qué área cerebral o conexión neuronal puede tener un defecto.

Por suerte ya existen formas para realizar un diagnóstico más objetivo en algunos de los casos arriba mencionados. Un QEEG es una forma poca costosa de medir la actividad cerebral. Se da al paciente una serie de actividades que nos permiten ver la reacción del cerebro ante estas y sacar conclusiones del funcionamiento de este, tras comparar esta actividad con parámetros establecidos.

 

¿Qué significa aprendizaje?

Aprender significa adquirir información: nuevas habilidades, destrezas, emociones, experiencias, etc. A nivel cerebral aprender significa crear conexiones nuevas. Se crean conexiones nuevas por experiencia y se crea agilidad por práctica repetida. Cuando más repites una tarea, el cerebro se adapta para que esta fluya mejor y se pueda realizarla con más coordinación precisión y rapidez.  Todos aprendemos. Independientemente de que se tenga una dificultad o no, todo el mundo puede crear conexiones nuevas y por eso todo el mundo puede aprender.

 

¿Qué necesita el cerebro para el aprendizaje?

Bioquímica

En nuestro cerebro y en todo nuestro cuerpo se dan diferentes procesos químicos fundamentales para los procesos vitales. Influyen en nuestra digestión, relajación, pensamientos, acciones. Nuestra dieta influye en el proceso bioquímico, influye en los neurotransmisores que son unas sustancias químicas creadas por el cuerpo que transmiten información. Muchos de los niños con las dificultades arriba mencionadas tienen una u otra intolerancia alimentaria. Algo que puede provocar que el cuerpo no reciba los nutrientes de forma óptima para los procesos químicos para pensar.

Asimismo el estar en un estado de estrés continuo no permite al cuerpo absorber los nutrientes que necesita y es por ello que hacer ejercicio, dormir bien, respirar y relajarse favorece el buen hacer de estos procesos químicos. El cerebro necesita que todos éstos procesos se realicen de forma óptima para crear conexiones nuevas y aprender.

Emoción

Estar en estado de alerta inhibe el aprendizaje: el cerebro piensa que hay una urgencia y se prepara para ello, cortando toda conexión entre partes del cerebro que son necesarias para el aprendizaje e impide la consolidación del almacenamiento de memoria. Por ello, un prerrequisito para aprender es sentirse seguro, relajado y cómodo. Un niño con dificultades de integración de la información de los sentidos, no logra sentirse cómodo. Esto puede pasar, por ejemplo, en los niños que no pueden prestar atención porque el área cerebral que registra el tacto de la piel se activa en exceso y los niños sienten las etiquetas de la ropa con mucha intensidad.

El apoyo que los niños sienten de sus padres y de sus profesores es fundamental para aportarles esta sensación de seguridad: un niño que se siente seguro demuestra más curiosidad por su entorno y por ello explorará más. Cuando hay más curiosidad hay más interés y aumenta la atención. El niño logra, enfocar en lo que está aprendiendo y memorizarlo mejor.

Experiencia 360

El cerebro está hecho para el movimiento y para realizar actividades. Durante una actividad recibes información de los sentidos sobre la misma. Cuanta más información el cerebro recibe mejor puede almacenar lo aprendido. Es por esto que los niños aprenden mucho más de talleres y excursiones que sentados y escuchando al profesor en el aula.

Entreno con éxito

Un entreno consiste en una serie de ejercicios para potenciar un pensamiento, actitud  o movimiento que se realizan de forma repetitiva. Cada vez que se realice el mismo ejercicio,  el circuito cerebral implicado para realizar este ejercicio se engrosa, igual que los músculos del cuerpo tras un entreno repetitivo. Hay que entrenar con éxito. Esto significa que debe haber un objetivo alcanzable y una u otra forma para medir el resultado. Casi todos los niños que hemos visto, tras escuchar el resultado de un ejercicio quieren volver a intentarlo para mejorar su resultado. Esto es la base de los videojuegos y hacen que los niños se enganchen.

 

¿Cómo se trabajan las dificultades de aprendizaje en Tot Teràpia?

Hay diferentes disciplinas y cada una está especializada en una área concreta. Uniendo el conocimiento de estas disciplinas se piensa que se puede alcanzar mucho más y trabajar todas las áreas que están afectadas. Los equipos multidisciplinarios tienen esto como objetivo. Cada miembro del equipo evalúa lo que desde su disciplina cree que el niño puede mejorar.

En Tot Teràpia, damos un paso más: no solo estudiamos cuáles son los aspectos que queremos evaluar, sino que también nos informamos entre nosotros para analizar cuál puede ser la base de las dificultades que presenta el niño. Pensamos que hay que trabajar desde la base, sin perder tiempo. Por eso es mucho más importante una buena descripción de las dificultades, que un diagnóstico. Seguimos los desarrollos en el campo de diagnóstico utilizando un QEEG, puesto que en un futuro cercano, aparte de utilizar las pruebas estandarizadas, queremos añadir un estudio con QEEG para hacer nuestros diagnósticos más fiables.
equipo-discutiendo-caso-tot-terapia

 

Cuando tenemos el plan de tratamiento claro, lo compartimos con los padres y tras su aprobación, empezamos con dicho plan. Éste consiste en un entreno con mucha repetición, partiendo del interés de la persona para mantener su atención. Se incorporan en casi todos los casos, aspectos para subir la autoestima. Además se explica a los padres la evolución de las terapias y cómo pueden implicarse en el proceso. También contamos con una naturópata y nutricionista que nos apoya en asegurarnos de que los niños estén bien nutridos a la hora de crear conexiones cerebrales nuevas e influenciar los neurotransmisores. También se realizan visitas al colegio para que en ese entorno tan importante para el niño sepan cómo trabajar con él y para que nos informen de la evolución del mismo.

Dentro de Tot Teràpia, tenemos nuestra Pequeña Ciudad, un espacio ideal para fomentar la curiosidad. Esta nos proporciona diferentes escenarios para entrenar un sinfín de aspectos como la lectura, el cálculo o la escritura, mediante la recreación de actividades cotidianas. Al integrar las tareas escolares en el contexto de la vida diaria, el cerebro recibe más información y esto, como hemos visto, mejora la retención del aprendizaje.

 

Corien Dorotea

Neurologopeda

Este año sí lograrás tus propósitos

Al llegar a final de año las personas solemos hacer una retrospectiva de cómo ha sido el año finalizado, cerrando así una etapa y abriendo otra nueva, donde nos proponemos nuevas metas para mejorar o lograr ser más felices, cuidarnos más, aprender a relajarnos, etc. Por ello, cada año la gran mayoría de las personas decidimos tomar nuevos retos que tenemos que cumplir. Nos proponemos comer más sano, dejar de fumar, hacer más ejercicio, dedicar más tiempo a nuestros hijos, prever los acontecimientos del día, disfrutar más en familia, etc., pero al final pasa el año y no hemos logrado nada.

La semana pasada recibí un correo electrónico que decía que tras un estudio realizado encontraron que de cada 100 personas que se proponen una meta para el año nuevo, solo un 8% lo logra. Me pregunto ¿y qué han hecho los del 8% para tener éxito? Según el artículo, buscar ayuda.

 

¿De verdad quiero lograr esto?

Cuando pensemos en un propósito es importante que averigüemos y tengamos muy claro porqué lo queremos alcanzar. El buscar el porqué también nos puede ayudar a entender que nos pasa y que es lo que nos molesta. Algunos de nuestros propósitos son la consecuencia directa de experiencias negativas que hemos tenido por malos hábitos o costumbres adquiridas. Por ejemplo, podemos ponernos como meta comer más sano, ya que estamos acostumbrados a comer comida procesada que nos sienta mal y nos engorda.

 

Queremos cambiar un comportamiento propio que no nos gusta

cambioSin embargo, hay metas que no provienen de un interés propio, sino del hecho de querer pertenecer a un grupo. Hay personas que se proponen objetivos solo para hacer feliz a personas importantes para ellas. Por eso debemos indagar un poco más. La pregunta clave es “porqué”. Cuando nos proponemos algo tenemos que tener muy claro el porqué lo queremos lograr y saber cuales son los hábitos de nuestra conducta de los cuales queremos prescindir. En el caso de que nos propongamos objetivos solamente para agradar a los demás, sabemos que estas metas son inválidas y las tachamos. ¿Que sensación de ligereza, verdad?

Un ejercicio interesante es imaginar nuestras vidas con la meta ya realizada. Tenemos que visualizar cómo nos sentiríamos de bien, como mejorarían los diferentes aspectos de nuestras vidas con el objetivo ya logrado. Esta visión nos tiene que dar placer y satisfacción, y una sensación de liberación que nos motive a la hora de tomar los siguientes pasos (sean los que sean) para obtener esas sensaciones.

Una vez que sabemos las metas reales que queremos alcanzar, tenemos que formularlo de una forma específica, medible, alcanzable, realista y con un factor de tiempo (según el acrónimo SMART en inglés). Decir “Voy a hacer gimnasia” no cumple con los requisitos SMART, pero decir “ voy al gimnasio los lunes, miércoles y viernes una hora”, sí cumple los requisitos.

 

Modificar ideas que nos contradicen

bombillasHay varias ideas basadas en tradiciones, rituales que pueden sabotearnos a la hora de alcanzar nuestras metas. Es muy importante ser consciente de todas estas tradiciones para suplirlas con tradiciones divertidas y nuevas que nos ayuden a vivir la vida que deseamos.

Además, existe una serie de ideas que tenemos de nosotros mismos que nos puede impedir proceder en alcanzar nuestras metas. Es importante detectarlas y eliminarlas, porque al no creer que podemos lograr una meta no hacemos los pasos necesarios para lograrla. A veces tendemos a actuar por inercia, porque los demás lo hacen así, pero si intentamos tener criterio propio y modificar el hábito saldremos reforzados.

 

¡Acción consciente!

Ahora que tenemos las metas formuladas es la hora de la acción. Sin acción, las metas no tienen valor. Es aquí donde varias personas fallan porque cambiar una actitud, costumbre o hábito no es fácil. Las malas costumbres, hábitos y actitudes adquiridas nos dan un cierto placer, aunque no nos benefician. Se realizan de forma casi automática y por ello es necesario que la acción sea radical, sin excusas. Tenemos que estar muy concienciados para no caer otra vez en las mismas rutinas.

Para adquirir hábitos, hace falta pasar un periodo crítico de aproximadamente 21 días (3 semanas). Si insistimos por 3 semanas consecutivas en entrenar nuevos hábitos, costumbres o conducta utilizando diferentes formas de entreno, recordatorios y recompensas, habremos conseguido introducir el hábito nuevo. Pero no es hasta después de 3 meses o más que la conducta nueva se ha convertido en un hábito y es entonces cuando nos podremos dedicar a consolidarla. El cerebro conoce, reconoce y pide la conducta no deseada antigua para obtener placer, pero no conoce el placer que una conducta nueva le puede dar. El propio cerebro puede impedir que realices una conducta nueva. Para ello, pedir ayuda es un paso valioso.

 

Qué ayuda buscar

help-buttonMuchos pensamos que buscar ayuda significa que solos no podemos conseguirlo, como una falta de poder de voluntad o una debilidad. Sin embargo, es una muestra de valentía y de inteligencia: Por un lado valentía porque hemos decidido luchar por nosotros mismos. Somos valientes luchando para todos los demás, nuestros hijos, amigos, vecinos…. hasta para personas que no conocemos. Pero nos falta valentía para luchar para nosotros mismos. Por el otro, pedir ayuda también es una señal de inteligencia porque implica ver y reconocer que no podemos hacerlo por nuestros propios medios. Una visión ajena puede aportarnos información valiosa, ayudándonos a detectar estas ideas  que nos impiden ser felices.

Existe un sinfín de disciplinas especializadas para dar ayuda desde diferentes ángulos. Ayuda para cambiar hábitos, para relajarnos, para perder peso, para educar a nuestros hijos etc. Todos estamos de acuerdo en que si se rompe el coche, no lo reparamos nosotros mismos (a no ser que seamos mecánicos). No, lo que hacemos es buscar ayuda.

manos-enlazadasCuando sabemos bien qué nos pasa y qué aspecto de nuestra vida queremos cambiar, podemos buscar la mejor ayuda. Por ejemplo: Si nos falta energía, nuestro estado de ánimo es bajo y no logramos mejorar haciendo ejercicio, a lo mejor sería bueno hablar con un psicólogo en vez de con un entrenador personal.

Aunque es cierto que muchos pensamos que la ayuda de terceros es cara, no siempre es así: puedes pedirla a tus seres queridos para que estén pendientes de tus logros y te den su apoyo. Por otra parte, se puede invertir ayuda profesional solo para 3 meses, los necesarios para cambiar un hábito.

 

Ayúdate

Necesitamos un sinfín de recordatorios para cambiar un hábito, una conducta. Los recordatorios tienen que ser algo que capte la atención (visual, táctil, auditivo) para no olvidar que tienes que cumplir tus propósitos. Cada persona necesita encontrar los suyos: Por ejemplo, una pulsera, papelitos colgados por casa o en mi caso, con tiza liquida en mi espejo. Proponte recompensas para estimular tu motivación y si lo logras, ejecútalas.

 

En el caso de que la ayuda sea terapia.

Buscar un terapeuta en estos casos es una inversión valiosa. Muchas personas admiten que durante la época de la terapia no han valorado la inversión pero que al final del recorrido, al ver que han superado miedos y fracasos y han experimentado cambios positivos en sus de conductas, esta ha sido poca en comparación con el resultado obtenido. Cuando formas parte del 8% y llevas la vida que deseas, ya no ves la terapia como tirar dinero sino como una muy buena inversión.

Todo el equipo de Tot Terapia espera que ESTE sea el año en que el 8% que incrementemos de forma colectiva el porcentaje del 8% .

¡Este será el año en que se cumplan nuestras metas!

 

Corien Dorotea

Neurologopeda