¡Mi hijo tiene dislexia! ¿ahora que?

¿Qué es la dislexia?

Según la Asociación Catalana de Dislexia, podemos definir la dislexia como “una dificultad significativa y persistente en la forma escrita del lenguaje, que es independiente de cualquier causa intelectual, cultural y emocional y que, por lo tanto, aparece pese a tener una inteligencia adecuada, una escolarización convencional y una situación sociocultural dentro de la normalidad”.

Características principales de la dislexia:

  • Invierte letras, sílabas y/o palabras
  • Confunde derecha e izquierda
  • Escribe en espejo
  • Confunde el orden de las letras dentro de las palabras (barzo por brazo)
  • Confunde especialmente las letras que tienen una similitud (d/b, u/n…)
  • Omite letras en una palabra (árbo por árbol)
  • Sustituye una palabra por otra que empieza por la misma letra (lagarto por letardo)
  • Tiene dificultades para conectar letras y sonidos.
  • Le cuesta pronunciar palabras, invierte o sustituye sílabas
  • Al leer rectifica, silabea y/o pierde la línea
  • Su coordinación motriz es pobre
  • Le cuesta panificar su tiempo
  • Se dan dificultades para el aprendizaje de secuencias (días de la semana, meses del año, estaciones,…)
  • Trabaja con lentitud
  • Evita leer

El DSM-V, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, añade que es necesario que los síntomas persistan por lo menos, durante 6 meses.

Además de esto:

  • Las aptitudes académicas tienen que estar sustancialmente afectadas y en grado cuantificable, por debajo de lo esperado para su edad cronológica (mediante pruebas estandarizadas). Normalmente, los niños con dislexia presentan un retraso en la lectura de aproximadamente dos años en relación con su edad cronológica. Y esto, tiene que estar interfiriendo, significativamente, en su rendimiento académico o laboral.
  • Las dificultades de aprendizaje tienen que haber ocurrido y empezado en edad escolar.
  • Y por último, como requisito indispensable, éstas dificultades no se pueden explicar mejor por discapacidades intelectuales, trastornos visuales o auditivos no corregidos, otros trastornos mentales/neurológicos o bien, por directrices educativas inadecuadas.

Así, entendiendo que la dislexia es de origen neurobiológico y pues, que se presenta ya desde el nacimiento, muy probablemente tenga efectos durante toda la vida. Por eso va a ser muy importante su detección y tratamiento, pues es una de las causas principales de fracaso escolar y que afecta a uno de cada diez niños.

Valoración de la dislexia

La valoración debe llevarse a cabo mediante diferentes pruebas estandarizadas. La dislexia engloba diferentes estructuras cerebrales, por lo que es imprescindible que se valore desde diferentes disciplinas. A continuación exponemos algunos de los test que utilizamos en Tot Teràpia:

  • El test PROLEC el cuál nos permite evaluar los procesos iniciales de identificación de letras, los procesos léxicos o de reconocimiento visual de las palabras, los procesos sintácticos y los procesos semánticos.
  • El test PROESC que evalúa el rendimiento del paciente en la escritura. El test incluye un dictado de sílabas, un dictado de palabras, un dictado de pseudopalabras, un dictado de frases, la escritura de un cuento y por último, la escritura de una redacción.
  • La batería NEPSI-II, valora el desarrollo neuropsicológico. Se administran tareas relacionadas con la Atención y función Ejecutiva, Lenguaje, Procesamiento Visoespacial, Memoria y aprendizaje y Sensoriomotor.
  • También será necesaria una exploración exhaustiva de la lateralidad y los procesos asociados como la integración de los hemicuerpos y la definición de lado dominante. Se puede examinar como se están realizando los procesos práxicos a través de la batería SIPT.
  • Y por último, y para facilitar un diagnóstico definitivo, será necesario evaluar el grado de capacidad intelectual, siendo necesario para descartar posibles discapacidades. Para ello tenemos el WISC-IV que explora, de manera precisa, las capacidades cognoscitivas de los niños y PTONI que evalúa la inteligencia no verbal.

De hecho, muchos niños con dislexia son diagnosticados de alto coeficiente intelectual (CI), aunque sus calificaciones en el colegio no lo demuestren. De hecho, para poder realizar un diagnóstico de dislexia los resultados en el CI deben ser superiores a 85, siendo la media entre 90 i 110. Pueden destacar en ejercicios de tipo oral, pero no en los escritos y suelen ser talentosos en el arte, la música, el teatro, los deportes o las ventas.

Trastornos asociados a la dislexia

En la mayoría de las veces las dificultades lectoras o dislexia no se presentan de forma asilada sino que suelen tener trastornos asociados:

  • TDA o TDAH: es un trastorno que se caracteriza por un déficit de atención, impulsividad y hiperactividad, variable en función de cada caso.
  • Disgrafía: errores que afectan al trazado y/o a la grafía de las letras.
  • Disortografía: errores de la escritura que afectan a la palabra provocando dificultades para integrar correctamente las reglas de ortografía.
  • Dispraxia: dificultades en la planificación motora que dificultan la organización del movimiento.
  • Discalcúlia: dificultades en el aprendizaje de las matemáticas.
  • Problemas afectivos y emocionales: puede aparecer frustración, ansiedad, irritabilidad, entre otros, cuando un niño presenta problemas en la lectura.

 Tratamiento de la dislexia

¿A qué profesional debo acudir si mi hijo tiene dislexia?

Es muy importante que el tratamiento de la dislexia lo realicen conjuntamente el logopeda, el terapeuta ocupacional, el musicoterapeuta y el psicólogo (si fuese preciso) abarcando así, todas las áreas que se deben trabajar.

Para tratar las dificultades lectoras desde Logopedia y Terapia Ocupacional, en Tot Teràpia contamos con la herramienta de Metrónomo Interactivo y con un pequeño espacio llamado “Little Town”.

Little Town

Es un espacio que permite a los niños incorporar en su vida diaria todo aquello que vanaprendiendo a lo largo de las sesiones. Dispone de diferentes escenarios: Un hospital, un supermercado, una farmacia, una tienda de ropa, un supermercado y una biblioteca. Estosespacios permiten realizar actividades lúdicas y motivadoras para los niños, ayudando a que su aprendizaje sea más rápido y efectivo. En función de las características y de las necesidades de cada niño, la intervención se realizará de una u otra forma.

cordel-y-cuentas-en-forma-de-letra    tampon-letras

Metrónomo Interactivo (MI)

Es una herramienta útil para el entrenamiento de las habilidades lectoras. Incide en la mejora de la planificación, la cognición, las habilidades motoras, así como ayuda a potenciar la organización y estructuración del lenguaje, la velocidad de procesamiento y la comprensión lectora, entre otras.

metronomo-flechas   metronomo-interactivo-letras   metronomo-formas-geometricas

 

La musicoterapia es una terapia complementaria en el tratamiento de la dislexia, puesto que la música y el lenguaje presentan paralelismos en aspectos sensoriales y motores, en la producción vocal y en su funcionalidad como sistemas de comunicación.

En musicoterapia tanto el paciente como el terapeuta se involucran completa y activamente en la producción musical, lo que puede aumentar la autoestima del paciente con dislexia, que podría estar comprometida por los problemas asociados a su condición.

El entrenamiento auditivo, tanto de sonidos musicales (frecuencias) como de fonemas o palabras (escuchando la letra de una canción, por ejemplo), puede favorecer la capacidad de discriminación auditiva y de conciencia fonológica, que están estrechamente relacionadas con el desarrollo de la lectoescritura.

Cabe resaltar una de las características esenciales de la práctica musical: su gran capacidad de motivación para la participación activa. Aprendemos haciendo cosas, probando, equivocándonos y rectificando. La sesión de musicoterapia pretende proveer al paciente de un espacio seguro para la comunicación y la expresión, sin miedos y sin presiones: un tiempo y un espacio para aprender y crecer.

No obstante, en Tot Teràpia también utilizamos Neurofeedback, una herramienta novedosa y poderosa mediante la cuál se crea un proceso de aprendizaje que conlleva que el cerebro se autorregule mejor y permite que el sistema nervioso central funcione mejor.

Para utilizar Neurofeedback en pacientes con dislexia, es necesario conocer las áreas cerebrales implicadas en la lectura; son tres y se encuentran en el hemisferio izquierdo.

  • Temporo-parietal: Es el área encargada de integrar la información visual con la fonológica o la semántica.
  • Occipito-temporal: De esta área depende el sistema responsable del reconocimiento ortográfico de las palabras (área de la forma visual de las palabras).
  • Circunvolución frontal inferior: Es la responsable de la recodificación fonológica durante la lectura, durante la denominación oral, en el habla espontanea, etc.

cerebro-articulo-dislexia

 

Es muy importante, antes de empezar a trabajar todas estas áreas y aspectos,  tener claro que sin una emoción adecuada, no habrá un aprendizaje adecuado. Esto significa que el niño/a tiene que estar receptivo al cambio y para esto es necesario que crea que “es capaz” de conseguirlo. Si se siente tonto, con baja autoestima y se frustra fácilmente ante cualquier tarea de lectura o tarea escolar, no se sentirá motivado ni atraído para trabajar y su atención estará puesta en su malestar y no en sus potencialidades. En este caso, sería útil empezar la intervención en el área emocional, para trabajar inseguridades y sacarle presión. Es muy importante que los niños tengan ganas de leer y disfruten con la lectura pues es una destreza que difícilmente se verá substituida en un futuro.

 “Un niño que lee, será un adulto que piensa”

 

Alba Peña Psicóloga

Laura Zaragoza Logopeda

Cristina Antón Terapeuta Ocupacional

Anna Ballo Musicoterapeuta