Descubriendo la Integración Sensorial

¿Qué es la Integración Sensorial?

A nuestro cerebro le llega constantemente información de nuestros sistemas sensoriales, desde el olor de un pastel en el horno, hasta la sensación del roce de los zapatos con los pies. La mayoría de nosotros podemos “desconectar” o “filtrar” la información según la vamos necesitando. Sin embargo, existen niños que procesan toda la información que reciben, y por ejemplo, sienten constantemente como los calcetines les rozan los pies, sin poder “apagar esa sensación”. La mayoría de nosotros no sentimos este contacto con los pies si no lo pensamos, ¿llevo calcetines puestos?, tomamos consciencia, y enseguida podemos “apagar” esa sensación para poder seguir con nuestras tareas. Imaginad por un momento que no podéis dejar de pensarlo y que, además, es una sensación incómoda para vosotros ya que la estáis sintiendo aumentada, seguramente os impediría el poder concentraros en una tarea. Este es uno de los ejemplos que explican como se siente un niño con estas dificultades.

 

La Integración Sensorial es la capacidad que posee el sistema nervioso central para interpretar y organizar las informaciones que nos llegan de nuestro alrededor.

 

A través de nuestros sentidos, desarrollamos una comprensión de nuestro mundo, muchas veces esto ocurre sin que nosotros ni siquiera nos demos cuenta. Cuando nuestros sistemas sensoriales están trabajando juntos, nos permiten realizar actividades cotidianas como coger un objeto pequeño situado en el fondo de un bolso sin necesidad de mirar. Para ello necesitaremos tener buenas habilidades táctiles pero además, son precisas habilidades propioceptivas y vestibulares que estén relacionadas  e integradas de manera óptima para realizar la tarea con éxito.

 

¿Qué relación tienen la integración sensorial con el aprendizaje?

La pirámide de maduración del aprendizaje descrita por Wiliams y Shellemberger (1994), entre otros autores, y posteriormente revisada por Lázaro y Berruezo (2009) colocan en el primer nivel de desarrollo de nuestro Sistema Nervioso Central los sistemas sensoriales. Es decir, de los primeros aspectos que se desarrollan en un bebé, incluso antes de su nacimiento, son los sistemas sensoriales, a través de los cuales podrá recibir información del mundo que le rodea, integrarla y responder a ella.

Estos sistemas sensoriales, cuando maduran con normalidad, crean una base sólida para que las diferentes áreas como las habilidades auditivas, de lenguaje, viso-espaciales, entre otras; se vayan desarrollando.

 

Pero, ¿cuáles son nuestros sistemas sensoriales?

Estamos familiarizados con los sentidos del gusto, olfato, vista, tacto y oído pero la mayoría no pensamos en que nuestro sistema nervioso también siente el movimiento, la fuerza de la gravedad (sistema vestibular) y la posición corporal (sistema propioceptivo).

Los primeros sentidos en desarrollarse, y por lo tanto, los sentidos con más influencia en la integración sensorial son los sistemas vestibular, propioceptivo y táctil.

Sistema vestibular

Localizado en el oído interno, conectado a la cóclea. Nos ayuda a:

  • Proporcionarnos un conocimiento inconsciente de los movimientos del organismo y de la posición en el espacio.
  • Integrar los movimientos del cuerpo y de los ojos en relación con la gravedad, influyendo en la postura y el equilibrio.
  • Mantener el tono muscular, especialmente el extensor.
  • Estabilizar el campo visual.

Sistema propioceptivo

Cuyos receptores están ubicados en nuestros músculos y articulaciones, nos ayuda a:

  • Aportar consciencia de la posición de nuestro cuerpo sin tener que hacerlo por la visión.
  • Movernos por el espacio y a aprender nuevas actividades motoras.
  • Planificar nuestros movimientos.
  • Ajustar y estabilizar la posición de nuestro cuerpo para evitar caídas.
  • Graduar la fuerza en los movimientos.

Sistema táctil

Sus receptores están ubicados por todo el cuerpo en nuestra piel, nos ayuda a:

  • Aportar información de los objetos sin que necesitemos verlos.
  • Conseguir destrezas de manipulación.
  • Desarrollar el esquema corporal.
  • Percibir cambios en temperatura, presión y dolor.
  • Discriminar texturas, formas y superficies.

nino-ejercicios-espuma-integracion-sensorial

 

 

 

¿Qué nos puede estar indicando que un niño tiene dificultades con la Integración Sensorial?

Existen conductas que pueden observarse cuando un sistema sensorial no está funcionando de manera adecuada. Se trata de signos generales que pueden presentarse aislados o combinados con alguno más de la lista, es decir, si un niño únicamente presenta uno de ellos pero le esta influyendo en algún aspecto de su día a día, personal o académico, ya debería de alertarnos.

A nivel auditivo

  • No le gustan los sonidos fuertes o inesperados
  • Se angustia y sobreexcita en entornos muy ruidosos o con mucha gente

A nivel visual

  • Le molesta mucho la luz
  • No mira a los ojos (evita el contacto visual)

A nivel gustativo y olfativo

  •  Siempre olfatea los objetos, aunque no sean comida
  • No le gustan ciertos alimentos por su textura
  • No le gustan o le molestan determinadas olores fuertes

A nivel propioceptivo

  • Choca contra las personas, objetos o muebles con frecuencia
  • Es muy flexible, flácido, se cansa con facilidad
  • Camina de puntillas, tiene un mal control postural

A nivel vestibular

  • Se muestra ansioso y temeroso cuando es elevado del suelo
  • Le disgusta escalar, saltar, trepar,…
  • Siempre busca el movimiento, no puede parar de moverse
  • Es demasiado arriesgado, valiente, no teme por su seguridad
  • Es demasiado miedoso, se mueve por el espacio con inseguridad

A nivel táctil

  • Evita los juegos sucios (barro, plastilina, pintura de dedos…)
  • Es sensible a determinadas prendas de ropa (no le gustan por su textura) y le molestan excesivamente las etiquetas de la ropa
  • Siempre está tocando a las personas, buscando el contacto físico
  • Se irrita o se pone agresivo ante la proximidad con otras personas, o cuando alguien le toca accidentalmente
  • Le disgusta caminar descalzo, sobre la arena, sobre la hierba…
  • Es insensible al dolor, no se queja aunque la herida sea importante.
  • Pueden existir dificultades con la alimentación de determinadas comidas.

 

¿Existen diagnósticos asociados a las dificultades en la Integración Sensorial?

Tras estudios realizados se ha llegado a la conclusión de que algunas patologías o dificultades del aprendizaje pueden estar relacionadas con dificultades en la Integración Sensorial. Algunas de ellas pueden ser las siguientes:

  • Síndrome de Angelman
  • Niños prematuros
  • Trastorno del espectro autista
  • Dificultades atencionales y de hiperactividad (TDA/TDAH)
  • Dislexia
  • Dispraxia
  • Disgrafía
  • X frágil
  • Niños privados de estímulos sensoriales durante su desarrollo
  • Dificultades de coordinación
  • Dificultades del lenguaje
  • Síndrome de Down
  • Dificultades de aprendizaje
  • Dificultades en la alimentación

 

Obviamente, no todos los niños que presentan estas patologías/dificultades tienen problemas de Integración Sensorial, sino que se trata de grupos de población sensibles a mostrar dificultad en este aspecto.

Existe otro grupo de niños que únicamente presentan dificultades en el procesamiento sensorial sin tener ninguna otra patología/dificultad.

sala-terapia-ocupacional-totterapia

 

Cristina Antón

Terapeuta Ocupacional