Integración sensorial

Integración sensorial

Podemos definir la integración sensorial como la capacidad que posee el sistema nervioso central de interpretar y organizar las informaciones captadas por los diversos órganos sensoriales del cuerpo.

Estamos familiarizados con los sentidos del gusto, olfato, vista, tacto y oído pero la mayoría no pensamos en que nuestro sistema nervioso también siente el movimiento, la fuerza de la gravedad y la posición corporal. Para ello contamos con el sistema vestibular encargado de detectar y registrar el movimiento del cuerpo en el espacio y el sistema propioceptivo cuya funcion es proporcionarnos información acerca de la posición de nuestro cuerpo.

integración sensorial

Active kids jump on gymnastic balls

Conductas a observar sobre el sistema sensorial

Existen conductas que pueden observarse cuando un sistema sensorial no está funcionando de manera adecuada:

A nivel auditivo:

  • No le gustan los sonidos fuertes o inesperados
  • Se angustia y sobreexcita en entornos muy ruidosos o con mucha gente 

A nivel visual

  • Le molesta mucho la luz
  • No mira a los ojos (evita el contacto visual)

A nivel gustativo y olfativo

  • Siempre olfatea los objetos, aunque no sean comida
  • Le dan asco ciertos alimentos por su textura
  • Le producen asco o le molestan determinadas olores fuertes

A nivel propioceptivo

  • Choca contra las personas, objetos o muebles con frecuencia
  • Es muy flexible, flácido, se cansa con facilidad
  • Camina de puntillas, tiene un mal control postural

A nivel vestibular

  • Se muestra ansioso y temeroso cuando es elevado del suelo
  • Le disgusta escalar, saltar, trepar,…
  • Siempre busca el movimiento, no puede parar de moverse
  • Es demasiado arriesgado, valiente, no teme por su seguridad
  • Es demasiado miedoso, se mueve por el espacio con inseguridad

A nivel táctil

  • Evita los juegos sucios (barro, plastilina, pintura de dedos…)
  • Es sensible a determinadas prendas de ropa (no le gustan por su textura) y le molestan excesivamente las etiquetas de la ropa
  • Siempre está tocando a las personas, buscando el contacto físico
  • Se irrita o se pone agresivo ante la proximidad con otras personas, o cuando alguien le toca accidentalmente
  • Le disgusta caminar descalzo, sobre la arena, sobre la hierba…
  • Es insensible al dolor, no se queja aunque la herida sea importante

Si detecta en su hijo/a algunos de los signos mencionados anteriormente, que dificulta las actividades cotidianas, podría estar sufriendo un desorden del procesamiento o integración sensorial.

Son muy frecuentes en los niños/as, siendo la causa de algunos de los problemas de aprendizaje, conducta y coordinación motriz. Desde la terapia de integración sensorial se puede proporcionar la intervención y las estrategias para que el sistema sensorial detecte e integre la información de manera adecuada.