¿Las velas nos protegen?

¿Las velas nos protegen?

Preguntó un niño a su papa por no entender que cuando ocurre algo malo en el mundo, se encienden muchas velas y se guarda silencio.

Después de los acontecimientos ocurridos recientemente entorno los atentados terroristas, no podemos negar que se ha encendido en nosotros cierta preocupación ante ello.

Existe en nuestro cuerpo un sistema de alarma y protección que es el que nos alerta de posibles amenazas y que nos prepara para luchar contra aquello. Son “reacciones” determinadas que se expresan en forma de emoción, una de ellas el miedo.

Con todo esto se hace inevitable no pensar en ello y es más, nos preocupa la forma en que las familias se ven desbordadas por toda esta situación actual.

tres_velas_rojas_20130225_12211788591

Pues bien, el miedo no entiende de edades. El miedo es una emoción básica y por ello, nadie puede evitar sentir miedo en determinadas ocasiones. Sin embargo, si podemos elegir qué mecanismos de afrontamiento generamos para sentirnos mejor y más protegidos.

El miedo no tiene límites, el miedo es instintivo y cómo tal, es necesario y nos protege de posibles amenazas, sean reales o imaginarias. Ejerce, principalmente, una función adaptativa, pues se activa en cuanto percibimos un peligro, pero si no estuviera bien gestionado podríamos llegar a sentir terror y desarrollar algunas fobias específicas.

Los tres tipos de respuesta frente al miedo son: la huida, el afrontamiento y la paralización.

Una forma de afrontar el miedo es generar pequeños rituales para tratar de dar significado a lo que está ocurriendo o ha ocurrido y no nos gusta ni hace sentir bien. Nos permite parar, pensar y controlar, en cierta medida, cómo decidimos sentirnos ante esa situación temida o desagradable. Decidimos hacer algo al respecto.

El encender velas cuando alguien ha fallecido es un ritual, como muchos otros, que brinda la oportunidad de generar un momento de pausa en el que poder enviar buenos pensamientos a todos aquellos que lo necesitan. Los rituales suelen reflejar nuestros valores y nos permiten conectar mentalmente con nuestro “yo” más interno y emocional, y por lo tanto, abrir un camino hacia la comprensión y aceptación de ese momento.

Debemos poder generar rituales, seamos adultos o niños, para sentirnos más fuertes y unidos. Nos permiten protegernos de lo desconocido y de la ansiedad que eso nos produce.

Rituales nos permiten tolerar mejor ciertas emociones como el miedo, el terror o porque no, la tristeza.

Pues, sí: las las velas nos protegen!

 

¿Qué es la musicoterapia?

¿Qué es la musicoterapia? ¿Cómo nos puede ayudar?

 

¿Alguna vez te has puesto a pensar porqué la música produce tantos efectos en nosotros? ¿Porqué nos hace recordar, llorar, reír, mover el cuerpo e incluso nos puede poner la piel de gallina?; ¿Porqué somos capaces de recordar miles de melodías, ritmos, letras y canciones, pero a veces nos cuesta recordar nuestro propio numero de teléfono?

La música no solo existe cómo una expresión artística que disfrutamos y nos conmueve, su propósito en nuestra vida es todavía más amplio.

musico terapia

 

En el útero de nuestras madres comienza nuestra primera experiencia musical. El oído interno es el primer órgano en desarrollarse y nos ayuda entender el mundo que nos rodea. Los rítmicos latidos del corazón de nuestra madre y los sonidos propios del útero son nuestro primer acercamiento al mundo de los sonidos, incluso en los últimos tres meses del embarazo también somos capaces de percibir ruidos externos tales como la voz de nuestra madre, melodías y sonidos. Es por este motivo que al nacer ya somos musicales y rítmicos de forma innata. El balanceo, las canciones de cuna y el sonido del corazón de nuestra madre nos ayuda a calmarnos ya que nos recuerdan nuestro mundo intrauterino en el cual nos sentíamos tan protegidos.

 

La musicoterapia aprovecha esta conexión innata con la música y la utiliza como herramienta terapéutica para mejorar diversas problemáticas en el área emocional, cognitiva, social y psicomotriz. A través de esta comunicación no verbal, que estimula el cuerpo, las emociones y la cognición, el terapeuta utiliza la música para llegar a lugares donde a veces las palabras no pueden llegar. Una de sus principales ventajas en comparación con otras terapias es que estimula ambos hemisferios del cerebro a la misma vez, activa la segregación de hormonas y neurotransmisores encargadas del placer, la felicidad y la recompensa y es capaz de despertar emociones y recuerdos.

A grandes rasgos, los efectos positivos de la  musicoterapia son diversos. En el caso del autismo, la psicoterapia musical es capaz de crear vínculos y estimular la comunicación de forma muy natural a través de instrumentos, ritmos y melodías. En enfermedades degenerativas (demencia, Parkinson, alzhéimer) o lesiones cerebrales, el uso de la música como herramienta terapéutica tiene el poder de estimular las partes dañadas del cerebro y crear nuevas conexiones neuronales. En neonatos consigue un efecto regresivo al útero muy beneficioso para los primeros meses de vida. En niños con problemas de atención, el trabajo a través de la música ayuda a reducir los niveles de ansiedad, mantener la atención, canalizar el movimiento y proporciona una vía de expresión, creatividad y descarga de tensiones.

 

Para llevar a cabo esta terapia se utilizan métodos como la improvisación con instrumentos musicales, ejercicios rítmicos, percusión corporal, imitación de patrones rítmicos, creación e interpretación de canciones y melodías, ejercicios de respiración y relajación, etc.

 

El poder de la música como herramienta terapéutica es tan inmenso que beneficia al ser humano desde el nacimiento hasta la vejez y mejora la calidad de vida y el bienestar de las personas adaptándose a sus necesidades. La aplicación de este método en psicoterapia es un gran avance para la salud ya que sus resultados son sorprendentes.

 

«Sin música, la vida sería un error». Friedrich Nietzsche

integración sensorial

Integración sensorial

Integración sensorial

Podemos definir la integración sensorial como la capacidad que posee el sistema nervioso central de interpretar y organizar las informaciones captadas por los diversos órganos sensoriales del cuerpo.

Estamos familiarizados con los sentidos del gusto, olfato, vista, tacto y oído pero la mayoría no pensamos en que nuestro sistema nervioso también siente el movimiento, la fuerza de la gravedad y la posición corporal. Para ello contamos con el sistema vestibular encargado de detectar y registrar el movimiento del cuerpo en el espacio y el sistema propioceptivo cuya funcion es proporcionarnos información acerca de la posición de nuestro cuerpo.

integración sensorial

Active kids jump on gymnastic balls

Conductas a observar sobre el sistema sensorial

Existen conductas que pueden observarse cuando un sistema sensorial no está funcionando de manera adecuada:

A nivel auditivo:

  • No le gustan los sonidos fuertes o inesperados
  • Se angustia y sobreexcita en entornos muy ruidosos o con mucha gente 

A nivel visual

  • Le molesta mucho la luz
  • No mira a los ojos (evita el contacto visual)

A nivel gustativo y olfativo

  • Siempre olfatea los objetos, aunque no sean comida
  • Le dan asco ciertos alimentos por su textura
  • Le producen asco o le molestan determinadas olores fuertes

A nivel propioceptivo

  • Choca contra las personas, objetos o muebles con frecuencia
  • Es muy flexible, flácido, se cansa con facilidad
  • Camina de puntillas, tiene un mal control postural

A nivel vestibular

  • Se muestra ansioso y temeroso cuando es elevado del suelo
  • Le disgusta escalar, saltar, trepar,…
  • Siempre busca el movimiento, no puede parar de moverse
  • Es demasiado arriesgado, valiente, no teme por su seguridad
  • Es demasiado miedoso, se mueve por el espacio con inseguridad

A nivel táctil

  • Evita los juegos sucios (barro, plastilina, pintura de dedos…)
  • Es sensible a determinadas prendas de ropa (no le gustan por su textura) y le molestan excesivamente las etiquetas de la ropa
  • Siempre está tocando a las personas, buscando el contacto físico
  • Se irrita o se pone agresivo ante la proximidad con otras personas, o cuando alguien le toca accidentalmente
  • Le disgusta caminar descalzo, sobre la arena, sobre la hierba…
  • Es insensible al dolor, no se queja aunque la herida sea importante

Si detecta en su hijo/a algunos de los signos mencionados anteriormente, que dificulta las actividades cotidianas, podría estar sufriendo un desorden del procesamiento o integración sensorial.

Son muy frecuentes en los niños/as, siendo la causa de algunos de los problemas de aprendizaje, conducta y coordinación motriz. Desde la terapia de integración sensorial se puede proporcionar la intervención y las estrategias para que el sistema sensorial detecte e integre la información de manera adecuada.

 

Signos de alerta en mi bebé

Signos de alerta en mi bebé

 

El desarrollo del lenguaje no siempre sigue un mismo patrón ya que cada niño tiene un ritmo y un procedimiento de aprendizaje diferente.

Sin embargo, hay veces que se producen desvariaciones en la normalidad y diferencias muy significativas en la evolución lingüística de algunos niños.

Los signos de alerta en el desarrollo del lenguaje y en las dificultades de comunicación en la primera infancia indican que algo no está yendo del todo bien.

signos de alerta en mi bebé

Los signos de alerta son los siguientes:

Signos de alerta entre los 0 y los 6 meses:

– Falta de reacción ante estímulos visuales y / o auditivos. Escasa reacción a la voz materna a los 2 meses.

– Llanto constante e inconsolable.

– Falta de sonidos vocálicos.

– Ausencia de contacto visual: no mira, evita la mirada con personas.

 

Signos de alerta entre los 6 y los 12 meses:

– Falta de reacción ante estímulos auditivos y / o visuales.

– Falta o baja frecuencia de sonrisas.

– Irritabilidad.

– Falta o poca cantidad de balbuceo (habla imperfecta de los niños).

– Pasividad o poco interés por participar en el juego.

– No responde al nombre a los 12 meses.

 

Signos de alerta entre los 12 y los 18 meses:

– Falta de reacción ante estímulos auditivos.

– Irritabilidad y rabietas frecuentes.

– No aparición de las primeras palabras o repertorio de vocabulario pobre.

– Falta de comprensión de palabras familiares y / o órdenes acompañadas de gesto.

– Ausencia de palabras con dos sílabas a los 15 meses.

– No comprende órdenes sencillas a los 18 meses.

 

Signos de alerta entre los 2 y los 3 años:

– Falta de reacción ante estímulos auditivos.

– Irritabilidad y rabietas frecuentes.

– No dice ninguna frase a los 30 meses o hace un uso de frases de sólo una palabra.

– Vocabulario pobre.

– No señala partes de la cara a los 2 años.

– Ausencia de lenguaje propositivo a los 2 años (No hay intención de comunicarse).

– Hace patrones peculiares: Estereotipias verbales o ecolalias (repite las palabras o frases que dice otra persona de su alrededor en forma de eco) e inversión de pronombres desde los 2 años.

 

Signos de alerta entre los 3 y los 4 años:

– Uso de frases de sólo una o dos palabras.

– Dificultades de relación / comunicación con los compañeros por falta de recursos lingüísticos.

– Discurso poco comprensible (dificultades morfosintaxis y / o de articulación).

– No se interesa ni está atento a las actividades verbales como los cuentos a los 3 años.

– Regresiones en el lenguaje (pierde lo que ya había logrado aprender).

 

Si tu bebé presenta alguna de estas características, no dudes en pedir ayuda y / o contactar con tu centro de preferencia lo antes posible, a fin de dar una intervención precoz a las carencias de tu hijo.

Anímate! Estamos aquí para ayudarte!

¿Cómo afecta el Otoño a los niños?

¿Cómo afecta el otoño a nuestro cuerpo?  

Cuando nuestro cuerpo es sometido a falta de luz, ya sea solar o eléctrica, nuestro cuerpo segrega más niveles de melatonina.

Con la llegada del otoño, muchas personas suelen notar un cambio en su estado de ánimo. Esto suele pasar por el cambio de luz que experimentamos respecto a los días de verano. Los más pequeños no son conscientes de este cambio, pero los afecta directamente a su ritmo diario. ¿Qué ocurre? Por qué decaen los ánimos? Pues bien, nos encontramos ante un fenómeno totalmente natural.

Cuando nuestro cuerpo es sometido a falta de luz, ya sea solar o eléctrica, nuestro cuerpo segrega más niveles de melatonina, que es la hormona encargada de regular los patrones de luz y oscuridad. De hecho, en los casos de insomnio tanto infantil como adulto, una de las medidas más efectivas para inducir, de forma natural, el sueño antes de irse a la cama es crear ambientes con poca luz.

Desconectar televisores, móviles y luces con mucha intensidad. Esto hará que segregamos más niveles de melatonina en nuestro organismo y así, nuestro sueño y el de los pequeños, será más reparador. Probablemente, si nos dormimos con alguna luz, al día siguiente nos sentiremos más cansados ​​y el sueño no habrá sido tan profundo.

como afecta el otoño

 

¿Cómo influye el otoño en los niños? 

 

De esta manera, el cansancio, el no dormir bien, la falta de luz durante el día, el pasar más horas dentro de espacios cerrados y no abiertos, puede generar en nosotros un estado de ánimo más bajo de lo normal. Pero, como se suele manifestar esto en los niños y adolescentes? En general, pueden mostrarse más irritables e inquietos, se aprecia cierta inestabilidad asociada a cambios de humor y más por las mañanas. Además, todo les cuesta más. Los esfuerzos para concentrarse y prestar atención a las cosas, son más extremos y complicados de alcanzar.  Que no cunda el pánico, como los podemos ayudar, nosotros? Es muy importante respetar las horas de luz del día, disfrutar en la medida de lo posible de ellas y salir al aire libre para una mayor luz solar, generada de forma natural. Para que se puedan relajar o acostarse, rebajar la intensidad de todos estos estímulos será muy importante.  Asimismo, si lo que necesitan es sentirse más activos, para estar más concentrados y poder poner más atención y esfuerzo en las tareas, tendremos que revisar cuáles son los niveles de luz en el ambiente y tratar de modificarlos en la nuestra conveniencia. Es un tópico y una realidad que la luz nos da energía y vida.

Elías Aprende A Hablar Con Corine

Elías Aprende A Hablar Con Corine

La razón por la que existe TotTerapia es hacer que con quien trabajamos progrese cada día, y cuando el resultado es un testimonio desinteresado tan bonito, nos da fuerzas para seguir adelante con más energías si cabe.

Agradecer este video tan trabajado, que transmite todo lo que queremos conseguir, esa conexión con quien tratamos y sus familias.

Un video sobre la terapia de Logopedia que ha estado haciendo Corien el curso 2014-2015. Un video sobre la razón por la que TotTerapia existe.

Gracias.

El poder del mientras…

El poder del “mientras” en nuestra rutina

Muchas veces sentimos que la rutina semanal que tenemos es de vértigo. Corremos prácticamente todo el día y tenemos muy poco tiempo para hacer cosas que nos gustaría poder hacer con calma, como jugar con nuestros hijos por ejemplo. Nos proponemos dedicar un poco más de tiempo al día siguiente pero la rutina nos atrapa de nuevo y es frustrante!

 

Cuando crear espacios para jugar con tus hijos se hace muy difícil durante el día, la palabra clave puede ser “Mientras…”

Cada familia tiene sus propias rutinas y es durante esas rutinas que se pueden crear momentos para comunicar.

familia-feliz

Lo primordial es que los niños se sientan escuchados aun cuando no podamos dedicarles un tiempo exclusivo. Mientras realizas tareas como recoger la ropa, preparar la cena, ordenar el salón, tus hijos pueden sentirse conectados si les damos el espacio para que se expresen. Dejar que se expresen sin interrumpirlos demasiado, responder a todas sus preguntas y hacer juegos o canciones mientras vas en el coche o mientras hacéis compras.

 

Lo importante es ir creando pactos lúdicos y rituales únicos de nuestras familias.

Los pactos lúdicos consisten en darles un toque divertido y personal a nuestras rutinas. Contar tres cosas buenas y tres cosas malas que nos hayan pasado en el día mientras volvemos del colegio a casa, buscar palabras que comiencen con una letra al azar mientras se quitan la ropa para ir a bañarse, contar una historia inventada entre todos no importa lo que surja mientras estás cocinando la cena, usar una pequeña canción para llamar a los niños a cenar mientras revisas que en sus habitaciones esté todo en orden, hablar con la boca pequeñita o sólo con gestos mientras nos vamos a la cama también como una forma de prepararlos a que bajen la intensidad para ir a dormir.

Con estos pequeños y simples rituales mientras realizamos las rutinas diarias, vamos creando en nuestras familias la sensación de dulce complicidad en donde los niños se sienten escuchados y formando parte activa de la vida familiar, permitiendo también que nosotros los adultos sintamos que estamos dándoles a nuestras familias espacios de comunicación y juego, que son de calidad aún cuando el tiempo que tengamos sea limitado. Conectar con nuestros hijos mientras realizamos todo lo demás aumentará también sin siquiera notarlo nuestra sensación de eficacia, de que estamos haciendo un buen trabajo y por supuesto! que esto nos hará sonreir –a pesar del cansancio- contagiando ésta sonrisa también

Terápias alternativas para tratar el TDAH

Métodos alternativos para tratar el TDAH

 

Con tantos niños diagnosticados con TDAH es importante saber que hay diferentes alternativas a la hora de no querer medicar. El Trastorno Por Déficit Atencional con Hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos más comunes en la niñez y en la mayoría de los casos continúa hasta la adolescencia y la edad adulta.

Los síntomas incluyen dificultad para concentrarse y prestar atención, dificultad para controlar la conducta (hiperactividad) e impulsividad.

Además, junto con (o a veces a consecuencia de) el TDAH puede haber dificultades de lectoescritura (dislexia), de planificación motora (dispraxia), problemas de sensibilidad y dificultades en el aprendizaje.

La lista que os presentamos son algunos ejemplos de tratamientos alternativos que nos parecen interesantes y de los que nos gusta el efecto que generan. Cada una de los métodos estimulan y ayudan a que el cerebro se adapte más eficazmente para poder realizar la diferentes demandas que se le piden.

Mindfullness y Meditación

Mindfullness  es una técnica de meditación que consiste en prestar atención al momento presente, enfocarse en el “aquí y el ahora” (atención plena). Ayuda a sus practicantes a ser concientes de sus pensamientos, emociones y sensaciones corporales en un determinado momento y tomando atención también al ambiente que nos rodea en ese preciso instante; observando y aceptando todo tal cual lo percibimos y sin juzgar.

Mindfullness ayuda al niño a observarse y conocerse. Aprenden técnicas para saber calmarse, observarse y decidir adaptar el comportamiento observado. Son ejercicios que trabajan las mismas zonas del cerebro que muestran actividad reducida en el TDAH y al igual que cuando hacemos ejercicio físico, se deben practicar regularmente.

Muchos niños con TDAH están en un estado de alerta continuo que no les deja concentrarse y memorizar lo que aprendieron. El saber relajarse ayuda al aprendizaje. Además el estar en el estado de alerta conlleva que muchos niños con TDAH sean impulsivos y no sepan parar y pensar antes de hacer. Entrenar a los niños a tener atención en el momento les permite de forma conciente tomar decisiones mejor pensadas y no ser tan impulsivos.

IMG_7738

Ejercicio y Yoga

Hacer ejercicios ayuda a canalizar la energía extra que niños con TDAH pueden tener; además hay estudios que dicen que moverse les ayuda a la concentración. Para niños con disrupciones de patrones de sueño hacer ejercicios logra organizar el ritmo de vigilia y de descanso.

Hacer yoga puede ayudar a mejorar la concentración puesto que el mantener y realizar las diferentes posiciones o asanas, requiere coordinación de movimiento, fuerza y equilibrio. Para poder dominar el cuerpo de esta forma se necesita la concentración y atención, lo que es muy beneficioso para niños con TDAH.

Dietas

El cuerpo construye los neurotransmisores que son partículas que envían la información de un nervio a otro a través de nuestra alimentación. Al dar a nuestro cuerpo lo que necesita permitimos que esté en las mejores condiciones para funcionar, pues al No comer productos envasados con colorantes y conservantes No acumulamos tantas toxinas en el cuerpo y éste no tiene que hacer tanto esfuerzo para eliminarlas. Cuando hay toxinas en el cuerpo éstas también suelen estar el cerebro interrumpiendo una buena función integral.

Cuando se combina una alimentación sana y adecuada para la persona, con ejercicios de relajación y entreno cognitivo es cuando a nuestro parecer (y al de muchos otros) se realiza lo optimo para el organismo presentando más probabilidades de mejorar.

Metrónomo interactivo y Musicoterapia

Son dos terapias distintas pero que tienen cosas en común.

Musicoterapia es una disciplina paramédica que consiste en que una terapeuta especializada utiliza la música o aspectos de la música como psicoterapia no-verbal para crear un profundo vínculo entre el terapeuta y el paciente, y facilitar la apertura de canales de comunicación.

Se utilizan sonidos, ritmos, y recursos no-verbales con el fin terapéutico de mejorar diversas problemáticas en el área emocional, cognitiva, social y psicomotriz, contribuyendo de esta forma al restablecimiento de la salud y el bienestar.

La musicoterapia produce cambios en el ritmo cardíaco y respiratorio, así como en la tensión muscular. Puede reducir el estrés a través de la relajación y mejorar el estado de ánimo. Favorece el desarrollo emocional y afectivo y estimula la expresión de problemas y inquietudes. Mejora la percepción y procesamiento auditivo. Ayuda resolver problemas psicológicos y cambiar conductas establecidas. Estimula además la actividad y mejora la coordinación.

 

El Metrónomo Interactivo es una herramienta que se puede añadir a cualquier terapia. El usuario escucha un sonido repetidamente y tiene que presionar un interruptor en el momento exacto en que escucha cada sonido. Por una pantalla puede ver el resultado de su actuación y sabe si tiene que ir más lento o más rápido. El terapeuta puede incorporar un sinfín de ejercicios utilizando este principio básico para añadir la precisión y planificación de los movimientos. El Metrónomo Interactivo también mejora el procesamiento auditivo. Añade precisión y planificación a cualquier movimiento o pensamiento.

Neurofeedback

Neurofeedback parte del principio de la retroalimentación (feedback). Cuando recibes una retroalimentación en forma de recompensa quieres seguir manifestando el comportamiento por el cual has recibido una recompensa. Varias funciones de nuestro cuerpo y cerebro suceden inconcientemente y no las podemos controlar o entrenar. Un método muy directo y a la vez muy simple de ver los procesos cerebrales es medir las ondas cerebrales, es decir, un EEG (electroencefalograma). Se colocan, con pasta EEG, unos sensores en el cuero cabelludo que miden las ondas cerebrales. Es totalmente indoloro y no se aplica ni corriente ni voltaje alguna al cerebro. Es un método no invasivo cien por cien. Se mide la actividad eléctrica de nuestro cerebro mediante el uso del EEG y las señales retroalimentan al cerebro a través de animaciones controladas por ordenador (tipo videojuego). En una sesión de Neurofeedback y mediante un EEG se pueden detectar de manera inmediata los periodos cortos de falta de atención y “mostrárselos” al paciente a través de una retroalimentación (feedback) apropiada, hasta 2000 veces en una misma sesión de entrenamiento! Con esa retroalimentación el cerebro aprende a prestar atención y seguir atento.

 

Aquí la opinión de una madre tras un periodo de entreno con Neurofeedback. Personalmente pienso que el Neurofeedback tiene mejor efecto cuando se combina con una alimentación sana.

En EEUU en noviembre de 2012, La academia de Pediatría aprobó el Biofeedback y Neurofeedback como la opción terapéutica del nivel 1 (el nivel más alto) para niños que padecen de TDAH.

 

Si tu hijo tiene TDAH o algunos síntomas arriba mencionados podrías hacer una de las terapias que hemos descrito o incluso una combinación de ellas. Es importante saber en que áreas tiene más problemas a la hora de escoger una. Además si se combinan bien se puede crear un paquete ideal para tu hijo. Si ya sabemos que el cerebro tiene la capacidad de cambiar para adaptarse mejor, entonces tenemos que brindar a nuestros hijos la oportunidad de cambiar su cerebro y mejorar. El diagnóstico de TDAH no significa el final del túnel es meramente una indicación del estado en que se encuentra en ese momento. Hay muchas terapias que pueden ayudar muy bien garantizando una buena calidad de vida para tus hijos. Cualquier actividad que escojas, es importante que tu hijo disfrute haciéndola.

Cómo influye la genética

¿Cómo influye la genética?

Cuando hablamos en general de la genética nos referimos a los rasgos físicos que se heredan de los padres.

La genética es la ciencia que trata de comprender el proceso de la herencia de los genes de padres a hijos (o hasta más lejos).

Los genes están presentes en cada célula de nuestro cuerpo y contienen información que proviene al 50% del padre y 50% de la madre.

Así pues, cuando decimos que un niño se parece más a su padre no es del todo cierto. Son responsables del color de nuestra piel, ojos, pelo o la forma de nuestra cara y cuerpo. Pero también son responsables de cómo nos movemos y en qué postura estamos más cómodos.

 

maxresdefault

 

Cuando el cerebro se empieza a desarrollar, son los genes dentro de cada célula cerebral (las neuronas) los que funcionan como una guía, para indicar a las células neuronales dónde se tienen que posicionar en el cerebro, con qué otra célula se tienen que conectar y cuantas veces se activarán. Toda esta información está codificada en las neuronas.

La genética entonces, ayuda a predisponer cómo piensas y te comportas (tu carácter).

Diciéndolo de otra manera la genética decide qué ruta de conexiones neuronales utilizas. Esto también explica por qué un hijo tiene las mismos aficiones que sus padres.

Sin embargo (y en algunos casos, afortunadamente) no es solo la genética que predispone nuestros caracteres sino también las experiencias y factores ambientales que pueden cambiar la forma de cómo piensas y te mueves, pues las experiencias también pueden cambiar la ruta de conexiones neuronales.

 

La buena noticia es que no solo somos nuestra genética.

 

Si queremos cambiar algo de nosotros mismos debemos practicar regularmente el comportamiento, movimiento o pensamiento que deseamos tener. Cualquier persona de cualquier edad tiene esta capacidad. Esta capacidad se conoce como la neuroplasticidad.

Esto implica que todo el mundo puede mejorar. Primero debe existir un interés para cambiar y luego es importante cambiar tu entorno para que tengas éxito (quizás necesites ayuda con esto). Por ejemplo si queremos enfadarnos menos con nuestros hijos, necesitamos que el ambiente este más relajado.

Luego tienes que tener en mente qué es lo que tienes que practicar, a veces, necesitas partirlo en pasos más pequeños. Si practicas repetitivamente para hacer más fuerte la conexión nueva, poco a poco empezarás a ver el cambio.

Cualquier terapia se basa en la idea de que no somos solamente genes y que siempre podemos mejorar. Cada terapia busca su forma ( tipos de ejercicios) para llegar a un resultado deseado.

El color de nuestras palabras

Hace unos días saliendo de un centro comercial vi a una madre ayudando a su hijo de 10 meses a bajar la escalera de entrada. Queriendo probar su independencia, el bebé se suelta de la mano de su madre y tambaleándose hace el intento de bajar solo; “¡Te vas a caer!” le dice la madre, y el bebé como era de esperarse, al intentarlo se cae y comienza a llorar, “Te lo dije” le dice la madre mientras lo coge en brazos para consolarlo.

Y mientras el bebé lloraba me pregunté ¿qué hubiese pasado si en la misma situación la madre se hubiese acercado un poco más diciéndole “aquí esta mi mano por si quieres que te ayude”, y esperara a que el bebé hubiese intentado bajar? ¿Habría podido el niño bajar solo sin problemas, o se habría caído igualmente?

Lo cierto es, que podría haber ocurrido cualquiera de las dos opciones porque son situaciones que aún siendo cuidadosos se escapan de nuestro control. Lo que sí podemos controlar o crear es el “color” que tendrá esa experiencia en nuestros hijos, es la forma en la que ellos la recordarán en el futuro pues una misma experiencia puede ser recordada positiva o negativamente dependiendo de cómo ellos la han vivido.

macedonia-de-palabras

Una buena autoimagen se forma no sólo de grandes experiencias de superación de obstáculos o dificultades, sino también en el día a día con pequeños detalles y pequeños recordatorios de que aún cuando algo sea difícil, siempre contarán con nuestro total apoyo y ayuda cada vez que la necesiten.

La diferencia entre decir “No, eso no se hace así, ya te ayudo yo” y “¿estás seguro que está bien? ¿quieres que te ayude?” mientras hacemos los deberes con nuestros hijos, no está en el resultado que probablemente sería el mismo, sino más bien en el “color” que le damos a la experiencia de hacer los deberes, de darles la oportunidad de decidir si quieren nuestra ayuda o de intentarlo solos una vez más, manteniendo intacta la seguridad en ellos mismos. Cambiando el “color” de nuestras palabras podemos de cierta manera enriquecer nuestra vida en familia, creando espacios positivos y abiertos a experimentar.

¿Cómo cambiamos el “color” de nuestras experiencias? Es tan sencillo como ser positivos al hablar, intentando dar más de una opción en pequeñas cosas para que nuestros hijos se arriesguen a decidir y permaneciendo cerca de ellos por si necesitasen de nosotros; pues es en las experiencias cotidianas en familia donde los niños aprenden a ser ellos mismos.