La gran apertura de Tot Teràpia

Ven a celebrar con nosotros la gran apertura de  Tot Teràpia

 

Un nuevo centro terapéutico de 400 m(2) ¡con una pequeña cuidad en su interior!

TOT TERAPIA_Flyer inaguracion_v3

Habrá una jornada de puertas abiertas donde podrás ver y sentir como trabaja nuestro equipo

(psicólogos, logopedas, terapeutas ocupacionales, músico-terapeuta, fisioterapeuta).

Te esperamos el miércoles 10 de febrero a las

18:45

Mirasol Centre

Plaça d’Ausiàs March 1 local L1-15

08195 Sant Cugat del Vallès

T: 930 160 048

contacto@totterapia.com

La importancia del Juego Social

La importancia del Juego Social

Observa, espera y escucha

Darnos un tiempo para jugar con nuestros hijos puede ser cada vez más difícil debido al sinfín de actividades diarias que hemos de realizar durante la semana. Aun así es importante que intentemos darnos el espacio, pues es a través del juego donde desarrollamos pequeñas conversaciones con ellos y donde les enseñamos -casi sin darnos cuenta- intercambios sociales sanos que les ayudarán a establecer en el futuro relaciones más sólidas con sus pares y el mundo que les rodea.

jugando con el niño

Los juegos sociales como el pilla-pilla, las cosquillas, etc., tienen el poder de lograr que tus hijos centren su atención en ti y en lo que estás haciendo, permitiendo con ello que aprendan a anticipar, a seguir y respetar turnos, a decidir si quieren continuar con una actividad o cambiarla, a detectar cuando están cansados y qué estado de ánimo poseen, y a comunicarse con otros.

Para desarrollar un juego social, debemos poner nuestra atención en tres cosas:

  • Observar: Si te das el tiempo de observar a tu hijo mientras juega, podrás aprender más acerca de lo que le gusta y de cómo se comunica, incorporando estos elementos al juego que realizas con él porque al tomar en cuenta sus preferencias logras que el juego sea más atractivo, más enriquecedor y por supuesto más divertido. Observando con calma a tus hijos, descubrirás que interactúan de muchas más formas de las que creías en un principio.
  • Esperar: Durante un juego social, esperar significa estar cerca de tu hijo, mirarlo expectante y sin hablar cuando es su turno de hacer algo en el juego. Esta simple acción tiene un efecto poderoso en tus hijos pues les estás enviando el mensaje de que estás respetando su turno y les das el tiempo que necesiten para actuar, potenciando muy sutilmente la confianza en ellos mismos. Esta pequeña espera también te da el tiempo de poder observar cómo tus hijos intentan interactuar contigo, qué recursos poseen para comunicarse; y reflexionar entonces, de qué manera puedes ayudarlos a potenciar esos recursos que sin esta espera no hubieses podido percibirlos.
  • Escuchar: Cuando tus juegos incluyen sonidos, palabras u oraciones, escucha cuidadosamente lo que tu hijo expresa y cómo lo expresa cuando es su turno. Escuchar sin interrumpirlos permite que ellos perciban de forma activa que respetas sus opiniones y sus comentarios y que por lo tanto, es importante escuchar las opiniones de los demás aun cuando no estés completamente de acuerdo con ellas.

Observar, Esperar y Escuchar a tus hijos en el juego, te permite incluso oír las opiniones que a veces son expresadas en susurros o tímidamente, enriqueciendo la relación que estableces con ellos.

comida como medicina

Comida como medicina

Comida como medicina

 

Con el año nuevo en mayoría de las listas de los propósitos que queremos alcanzar aparece la frase “alimentarse mejor”.

Una alimentación sana es mucho más importante de lo que pensamos, como Hipócrates dijo “que tu alimentación sea tu medicina”.

 

Creemos que la alimentación es una forma natural de cambiar la bioquímica del cerebro y del cuerpo, siendo capaz de autorregularse mejor, creando nuevas conexiones neuronales que permiten a la persona mejorar su calidad de vida.

 

Nuestro cuerpo crea algunos neurotransmisores (catalizadores de información de un nervio a otro) a partir de los alimentos que ingerimos, y que funcionan como ladrillos que se van uniendo para realizar un sinfín de tareas. Éstos “ladrillos” dependen en gran medida de la alimentación que le otorgamos; así, si nuestra alimentación no nutre al cuerpo lo suficiente, no podrá crear los neurotransmisores necesarios.

comida como medicina

Numerosos estudios avalan la relación entre las deficiencias nutricionales, en ocasiones junto con diversos factores (emocionales y ambientales) como detonantes de enfermedades. Es conocida la relación de una mala alimentación con enfermedades como la obesidad y la diabetes. Pero, ¿sabías que la alimentación también puede influir en los problemas de voz, el Parkinson y/o la fibromialgia?

 

Sí la alimentación influye en diferentes aspectos de nuestro cuerpo detonando una cadena de procesos químicos importantes para diferentes procesos en nuestro cuerpo. Procesos que influyen en el balance de los intestinos, nuestro comportamiento, nuestro ritmo de sueño, aspectos como la irritabilidad o la capacidad para autorregularse.  También influye en los procesos necesarios para la construcción de neurotransmisores, que a su vez, interfieren en nuestro estado emocional, la inteligencia y hasta la comunicación. Cambiando la alimentación se puede reestablecer el balance del intestino, evitando así canceres, inflamaciones y perdidas de nutrientes.

 

En los niños con trastornos de conducta y dificultades de  aprendizaje o emocionales, es importante considerar el papel de la alimentación tanto en el aumento de su capacidad de concentración como en la reducción de la ansiedad que les permiten responder a las demandas del entorno de forma más eficaz. Hay familias que han logrado mejorar los síntomas en sus hijos con trastornos como el TDAH y el TEA modificando su dieta, en algunos casos añadiendo además suplementos naturales.

Es importante realizar previamente una prueba del estado nutritivo de nuestro organismo, para poder adaptar nuestra dieta para suplir las posibles carencias que tenemos.

usar el chupete

Usar el chupete

Usar el chupete

La mayoría de padres consideran usar el chupete como un instrumento imprescindible y lo introducen en la vida cotidiana de sus hijos durante los primeros años de vida. La succión al usar el chupete hasta los 18/24 meses es considerada normal puesto que se asocia a la necesidad de satisfacción afectiva y seguridad y les permite poner en marcha el sistema alimentario.

Aún así, la necesidad de succionar es diferente en cada niño y generalmente disminuye con la edad.

Utilizar el chupete en los niños más pequeños es una técnica que a menudo les calma, les induce tranquilidad y les ayuda a regular el horario de alimentación y de sueño. Además, ayuda a prevenir la succión digital, estimula el reflejo de succión en niños que han sido prematuros y provoca una menor incidencia de muerte súbdita en niños durante el primer año de vida.

Sin embargo, la succión está programada para ser ejercida sólo durante un periodo de tiempo determinado. Por este motivo, es necesario eliminar la succión de chupete a medida que aparecen los dientes y el niño adquiere un patrón de alimentación masticador.

usar el chupete

Si usar el chupete es frecuente, intensivo y prolongado en el tiempo después de los 24 meses de edad puede convertirse en un hábito lesivo, modificando el posicionamiento dental de los niños, alterando la forma ósea y la relación de los maxilares y interfiriendo en el crecimiento y la función de la musculatura orofacial. Los músculos de alrededor de la boca pierden fuerza, esto ocasiona mantener la boca abierta siempre y tragar con la lengua hacia fuera, contra los dientes, provocando alteraciones como pueden ser una deglución incorrecta y una mala articulación de los sonidos del habla.

Los hábitos lesivos más comunes son: La succión prolongada del chupete o biberón, la succión de la lengua, los labios o de las mejillas, la succión digital (del dedo pulgar), morderse las uñas y respirar por la boca.

No se pueden eliminar los malos hábitos de un día a otro, es un proceso muy lento. Se aconseja disminuir las horas o los momentos en los que el bebé suele utilizarlo (trayectos en el coche, mientras ve la televisión …) o ofrecerles opciones que les resulten más atractivas y sustitutorias de los malos hábitos, como leer un cuento antes de dormir.

Todo niño mayor de tres años que persista con un hábito lesivo debe visitar un odontopediatra que informe a la familia sobre las consecuencias del hábito y sobre los posibles tratamientos a seguir para prevenir posibles complicaciones al usar el chupete.

Tot Teràpia en La Vanguardia

Terapias efectivas bajo un mismo techo

Tras trabajar una década en un centro de rehabilitación en la isla de Curaçao, de donde es originaria, Corien se ha especializado en terapias innovadoras. Tras radicarse en Sant Cugat del Vallès, eligió su equipo para formar Tot Teràpia, el centro de sus sueños.

lv1512corien

-¿Cuál es el punto fuerte de Tot Teràpia?
La combinación de terapias: unir y alternar terapias más tradicionales (como logopedia, terapia ocupacional, psicología, psicopedagogía y fisioterapia) con métodos innovadores, centrándonos siempre en la persona. Trabajamos desde un modelo transdisciplinario: esto nos permite analizar de forma conjunta el foco del problema, las necesidades del paciente y de su familia.

-¿En qué consisten vuestras terapias?
Algunos de los métodos innovadores con los que trabajamos son el Neurofeedback y el Metrónomo Interactivo®, que son herramientas que ayudan al cerebro a autorregularse mejor, que nos permiten entrenar los diferentes procesos cognitivos y que intervienen en la planificación motora. Contamos con una psicoterapeuta musical que utiliza la música para abrir canales de comunicación, algo importante en casos como los de autismo o procesos demenciales. Ayudamos a nuestros pacientes a optimizar la bioquímica del cerebro y del cuerpo de forma natural, cambiando su alimentación. Además, al considerar la familia como un pilar fundamental en la vida de los niños, instruimos a padres sobre como ayudar a sus hijos en la vida cotidiana, utilizando, entre otros, el renombrado curso para padres del método Hanen®. Todos estos métodos se pueden implementar tanto en niños, adultos o personas de la tercera edad.

-¿En qué os diferenciáis?
Tot Teràpia no deja nada al azar. No sólo creamos terapias de alta eficacia, que parten del interés de cada paciente, sino que también creamos un ambiente cálido, necesario para crear un vínculo terapéutico que genera confianza. Así logramos que las personas se sienten relajadas y cómodas, un prerrequisito para que todo el proceso sea favorable y divertido.

Podéis encontrar el artículo aquí.

¿Las velas nos protegen?

¿Las velas nos protegen?

Preguntó un niño a su papa por no entender que cuando ocurre algo malo en el mundo, se encienden muchas velas y se guarda silencio.

Después de los acontecimientos ocurridos recientemente entorno los atentados terroristas, no podemos negar que se ha encendido en nosotros cierta preocupación ante ello.

Existe en nuestro cuerpo un sistema de alarma y protección que es el que nos alerta de posibles amenazas y que nos prepara para luchar contra aquello. Son “reacciones” determinadas que se expresan en forma de emoción, una de ellas el miedo.

Con todo esto se hace inevitable no pensar en ello y es más, nos preocupa la forma en que las familias se ven desbordadas por toda esta situación actual.

tres_velas_rojas_20130225_12211788591

Pues bien, el miedo no entiende de edades. El miedo es una emoción básica y por ello, nadie puede evitar sentir miedo en determinadas ocasiones. Sin embargo, si podemos elegir qué mecanismos de afrontamiento generamos para sentirnos mejor y más protegidos.

El miedo no tiene límites, el miedo es instintivo y cómo tal, es necesario y nos protege de posibles amenazas, sean reales o imaginarias. Ejerce, principalmente, una función adaptativa, pues se activa en cuanto percibimos un peligro, pero si no estuviera bien gestionado podríamos llegar a sentir terror y desarrollar algunas fobias específicas.

Los tres tipos de respuesta frente al miedo son: la huida, el afrontamiento y la paralización.

Una forma de afrontar el miedo es generar pequeños rituales para tratar de dar significado a lo que está ocurriendo o ha ocurrido y no nos gusta ni hace sentir bien. Nos permite parar, pensar y controlar, en cierta medida, cómo decidimos sentirnos ante esa situación temida o desagradable. Decidimos hacer algo al respecto.

El encender velas cuando alguien ha fallecido es un ritual, como muchos otros, que brinda la oportunidad de generar un momento de pausa en el que poder enviar buenos pensamientos a todos aquellos que lo necesitan. Los rituales suelen reflejar nuestros valores y nos permiten conectar mentalmente con nuestro “yo” más interno y emocional, y por lo tanto, abrir un camino hacia la comprensión y aceptación de ese momento.

Debemos poder generar rituales, seamos adultos o niños, para sentirnos más fuertes y unidos. Nos permiten protegernos de lo desconocido y de la ansiedad que eso nos produce.

Rituales nos permiten tolerar mejor ciertas emociones como el miedo, el terror o porque no, la tristeza.

Pues, sí: las las velas nos protegen!

 

¿Qué es la musicoterapia?

¿Qué es la musicoterapia? ¿Cómo nos puede ayudar?

 

¿Alguna vez te has puesto a pensar porqué la música produce tantos efectos en nosotros? ¿Porqué nos hace recordar, llorar, reír, mover el cuerpo e incluso nos puede poner la piel de gallina?; ¿Porqué somos capaces de recordar miles de melodías, ritmos, letras y canciones, pero a veces nos cuesta recordar nuestro propio numero de teléfono?

La música no solo existe cómo una expresión artística que disfrutamos y nos conmueve, su propósito en nuestra vida es todavía más amplio.

musico terapia

 

En el útero de nuestras madres comienza nuestra primera experiencia musical. El oído interno es el primer órgano en desarrollarse y nos ayuda entender el mundo que nos rodea. Los rítmicos latidos del corazón de nuestra madre y los sonidos propios del útero son nuestro primer acercamiento al mundo de los sonidos, incluso en los últimos tres meses del embarazo también somos capaces de percibir ruidos externos tales como la voz de nuestra madre, melodías y sonidos. Es por este motivo que al nacer ya somos musicales y rítmicos de forma innata. El balanceo, las canciones de cuna y el sonido del corazón de nuestra madre nos ayuda a calmarnos ya que nos recuerdan nuestro mundo intrauterino en el cual nos sentíamos tan protegidos.

 

La musicoterapia aprovecha esta conexión innata con la música y la utiliza como herramienta terapéutica para mejorar diversas problemáticas en el área emocional, cognitiva, social y psicomotriz. A través de esta comunicación no verbal, que estimula el cuerpo, las emociones y la cognición, el terapeuta utiliza la música para llegar a lugares donde a veces las palabras no pueden llegar. Una de sus principales ventajas en comparación con otras terapias es que estimula ambos hemisferios del cerebro a la misma vez, activa la segregación de hormonas y neurotransmisores encargadas del placer, la felicidad y la recompensa y es capaz de despertar emociones y recuerdos.

A grandes rasgos, los efectos positivos de la  musicoterapia son diversos. En el caso del autismo, la psicoterapia musical es capaz de crear vínculos y estimular la comunicación de forma muy natural a través de instrumentos, ritmos y melodías. En enfermedades degenerativas (demencia, Parkinson, alzhéimer) o lesiones cerebrales, el uso de la música como herramienta terapéutica tiene el poder de estimular las partes dañadas del cerebro y crear nuevas conexiones neuronales. En neonatos consigue un efecto regresivo al útero muy beneficioso para los primeros meses de vida. En niños con problemas de atención, el trabajo a través de la música ayuda a reducir los niveles de ansiedad, mantener la atención, canalizar el movimiento y proporciona una vía de expresión, creatividad y descarga de tensiones.

 

Para llevar a cabo esta terapia se utilizan métodos como la improvisación con instrumentos musicales, ejercicios rítmicos, percusión corporal, imitación de patrones rítmicos, creación e interpretación de canciones y melodías, ejercicios de respiración y relajación, etc.

 

El poder de la música como herramienta terapéutica es tan inmenso que beneficia al ser humano desde el nacimiento hasta la vejez y mejora la calidad de vida y el bienestar de las personas adaptándose a sus necesidades. La aplicación de este método en psicoterapia es un gran avance para la salud ya que sus resultados son sorprendentes.

 

«Sin música, la vida sería un error». Friedrich Nietzsche

integración sensorial

Integración sensorial

Integración sensorial

Podemos definir la integración sensorial como la capacidad que posee el sistema nervioso central de interpretar y organizar las informaciones captadas por los diversos órganos sensoriales del cuerpo.

Estamos familiarizados con los sentidos del gusto, olfato, vista, tacto y oído pero la mayoría no pensamos en que nuestro sistema nervioso también siente el movimiento, la fuerza de la gravedad y la posición corporal. Para ello contamos con el sistema vestibular encargado de detectar y registrar el movimiento del cuerpo en el espacio y el sistema propioceptivo cuya funcion es proporcionarnos información acerca de la posición de nuestro cuerpo.

integración sensorial

Active kids jump on gymnastic balls

Conductas a observar sobre el sistema sensorial

Existen conductas que pueden observarse cuando un sistema sensorial no está funcionando de manera adecuada:

A nivel auditivo:

  • No le gustan los sonidos fuertes o inesperados
  • Se angustia y sobreexcita en entornos muy ruidosos o con mucha gente 

A nivel visual

  • Le molesta mucho la luz
  • No mira a los ojos (evita el contacto visual)

A nivel gustativo y olfativo

  • Siempre olfatea los objetos, aunque no sean comida
  • Le dan asco ciertos alimentos por su textura
  • Le producen asco o le molestan determinadas olores fuertes

A nivel propioceptivo

  • Choca contra las personas, objetos o muebles con frecuencia
  • Es muy flexible, flácido, se cansa con facilidad
  • Camina de puntillas, tiene un mal control postural

A nivel vestibular

  • Se muestra ansioso y temeroso cuando es elevado del suelo
  • Le disgusta escalar, saltar, trepar,…
  • Siempre busca el movimiento, no puede parar de moverse
  • Es demasiado arriesgado, valiente, no teme por su seguridad
  • Es demasiado miedoso, se mueve por el espacio con inseguridad

A nivel táctil

  • Evita los juegos sucios (barro, plastilina, pintura de dedos…)
  • Es sensible a determinadas prendas de ropa (no le gustan por su textura) y le molestan excesivamente las etiquetas de la ropa
  • Siempre está tocando a las personas, buscando el contacto físico
  • Se irrita o se pone agresivo ante la proximidad con otras personas, o cuando alguien le toca accidentalmente
  • Le disgusta caminar descalzo, sobre la arena, sobre la hierba…
  • Es insensible al dolor, no se queja aunque la herida sea importante

Si detecta en su hijo/a algunos de los signos mencionados anteriormente, que dificulta las actividades cotidianas, podría estar sufriendo un desorden del procesamiento o integración sensorial.

Son muy frecuentes en los niños/as, siendo la causa de algunos de los problemas de aprendizaje, conducta y coordinación motriz. Desde la terapia de integración sensorial se puede proporcionar la intervención y las estrategias para que el sistema sensorial detecte e integre la información de manera adecuada.

 

Signos de alerta en mi bebé

Signos de alerta en mi bebé

 

El desarrollo del lenguaje no siempre sigue un mismo patrón ya que cada niño tiene un ritmo y un procedimiento de aprendizaje diferente.

Sin embargo, hay veces que se producen desvariaciones en la normalidad y diferencias muy significativas en la evolución lingüística de algunos niños.

Los signos de alerta en el desarrollo del lenguaje y en las dificultades de comunicación en la primera infancia indican que algo no está yendo del todo bien.

signos de alerta en mi bebé

Los signos de alerta son los siguientes:

Signos de alerta entre los 0 y los 6 meses:

– Falta de reacción ante estímulos visuales y / o auditivos. Escasa reacción a la voz materna a los 2 meses.

– Llanto constante e inconsolable.

– Falta de sonidos vocálicos.

– Ausencia de contacto visual: no mira, evita la mirada con personas.

 

Signos de alerta entre los 6 y los 12 meses:

– Falta de reacción ante estímulos auditivos y / o visuales.

– Falta o baja frecuencia de sonrisas.

– Irritabilidad.

– Falta o poca cantidad de balbuceo (habla imperfecta de los niños).

– Pasividad o poco interés por participar en el juego.

– No responde al nombre a los 12 meses.

 

Signos de alerta entre los 12 y los 18 meses:

– Falta de reacción ante estímulos auditivos.

– Irritabilidad y rabietas frecuentes.

– No aparición de las primeras palabras o repertorio de vocabulario pobre.

– Falta de comprensión de palabras familiares y / o órdenes acompañadas de gesto.

– Ausencia de palabras con dos sílabas a los 15 meses.

– No comprende órdenes sencillas a los 18 meses.

 

Signos de alerta entre los 2 y los 3 años:

– Falta de reacción ante estímulos auditivos.

– Irritabilidad y rabietas frecuentes.

– No dice ninguna frase a los 30 meses o hace un uso de frases de sólo una palabra.

– Vocabulario pobre.

– No señala partes de la cara a los 2 años.

– Ausencia de lenguaje propositivo a los 2 años (No hay intención de comunicarse).

– Hace patrones peculiares: Estereotipias verbales o ecolalias (repite las palabras o frases que dice otra persona de su alrededor en forma de eco) e inversión de pronombres desde los 2 años.

 

Signos de alerta entre los 3 y los 4 años:

– Uso de frases de sólo una o dos palabras.

– Dificultades de relación / comunicación con los compañeros por falta de recursos lingüísticos.

– Discurso poco comprensible (dificultades morfosintaxis y / o de articulación).

– No se interesa ni está atento a las actividades verbales como los cuentos a los 3 años.

– Regresiones en el lenguaje (pierde lo que ya había logrado aprender).

 

Si tu bebé presenta alguna de estas características, no dudes en pedir ayuda y / o contactar con tu centro de preferencia lo antes posible, a fin de dar una intervención precoz a las carencias de tu hijo.

Anímate! Estamos aquí para ayudarte!

¿Cómo afecta el Otoño a los niños?

¿Cómo afecta el otoño a nuestro cuerpo?  

Cuando nuestro cuerpo es sometido a falta de luz, ya sea solar o eléctrica, nuestro cuerpo segrega más niveles de melatonina.

Con la llegada del otoño, muchas personas suelen notar un cambio en su estado de ánimo. Esto suele pasar por el cambio de luz que experimentamos respecto a los días de verano. Los más pequeños no son conscientes de este cambio, pero los afecta directamente a su ritmo diario. ¿Qué ocurre? Por qué decaen los ánimos? Pues bien, nos encontramos ante un fenómeno totalmente natural.

Cuando nuestro cuerpo es sometido a falta de luz, ya sea solar o eléctrica, nuestro cuerpo segrega más niveles de melatonina, que es la hormona encargada de regular los patrones de luz y oscuridad. De hecho, en los casos de insomnio tanto infantil como adulto, una de las medidas más efectivas para inducir, de forma natural, el sueño antes de irse a la cama es crear ambientes con poca luz.

Desconectar televisores, móviles y luces con mucha intensidad. Esto hará que segregamos más niveles de melatonina en nuestro organismo y así, nuestro sueño y el de los pequeños, será más reparador. Probablemente, si nos dormimos con alguna luz, al día siguiente nos sentiremos más cansados ​​y el sueño no habrá sido tan profundo.

como afecta el otoño

 

¿Cómo influye el otoño en los niños? 

 

De esta manera, el cansancio, el no dormir bien, la falta de luz durante el día, el pasar más horas dentro de espacios cerrados y no abiertos, puede generar en nosotros un estado de ánimo más bajo de lo normal. Pero, como se suele manifestar esto en los niños y adolescentes? En general, pueden mostrarse más irritables e inquietos, se aprecia cierta inestabilidad asociada a cambios de humor y más por las mañanas. Además, todo les cuesta más. Los esfuerzos para concentrarse y prestar atención a las cosas, son más extremos y complicados de alcanzar.  Que no cunda el pánico, como los podemos ayudar, nosotros? Es muy importante respetar las horas de luz del día, disfrutar en la medida de lo posible de ellas y salir al aire libre para una mayor luz solar, generada de forma natural. Para que se puedan relajar o acostarse, rebajar la intensidad de todos estos estímulos será muy importante.  Asimismo, si lo que necesitan es sentirse más activos, para estar más concentrados y poder poner más atención y esfuerzo en las tareas, tendremos que revisar cuáles son los niveles de luz en el ambiente y tratar de modificarlos en la nuestra conveniencia. Es un tópico y una realidad que la luz nos da energía y vida.