Disfonías infantiles. ¿Qué podemos hacer los padres?

Disfonías infantiles. ¿Qué podemos hacer los padres? 

 

Tu hijo se queda sin voz normalmente? Tiene tendencia a carraspear? Bebe poca agua? Grita con frecuencia? Tiene una voz grave y ronca? Tiene dolor al hablar? Tiene fatiga vocal?

Para los niños, la voz es una forma de expresión comunicativa y emocional y a menudo hacen un uso incorrecto. Los niños chillan y hablan en exceso, tanto en el ámbito escolar como familiar.

Aparte del abuso vocal que hacen la mayoría de los niños, existen otros factores que favorecen la aparición de un problema en la voz como son las afecciones respiratorias, los antecedentes familiares, el estado emocional y el perfil psicológico del niño.

Las afonías y disfonías infantiles, aparecen como consecuencia de un sobreesfuerzo vocal. La afonía infantil la definimos como la pérdida total de la voz, en cambio, la disfonía infantil es la pérdida parcial de la voz, la alteración de alguno de los parámetros acústicos (tono, timbre o intensidad). Es muy frecuente en niños de entre 4 y 12 años y afecta aproximadamente a un 50% de la población escolar.

Ambas limitan la comunicación y la calidad de vida relacionada con la voz, impidiendo a los niños una buena relación con las personas de su alrededor.

4361465_orig

¿Qué podemos hacer los padres para prevenir las disfonías infantiles?

La disfonía infantil es el resultado de la relación comunicativa que tiene el niño con su entorno. El tipo de voz que el niño vea que es eficaz y útil, será el que fijará como comportamiento vocal habitual.

Por este motivo, es necesario modificar el ritmo de vida del niño y procurar horarios de descanso para toda la familia.

Es importante:

  1. Mantener una buena hidratación. Se recomienda beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día.
  2. NO gritar. No gritar en actividades deportivas.
  3. NO susurrar.
  4. Evitar hablar en lugares muy ruidosos siempre que sea posible.
  5. Evitar imitar personajes.
  6. No hablar mientras se hace fuerza.
  7. NO abusar de los caramelos.
  8. Hacer reposo vocal. Buscar espacios de silencio durante el día. Nuestras cuerdas vocales necesitan descansar.
  9. NO carraspear. Debemos evitar fregarnos la garganta continuamente.
  10. Dormir y descansar bien. Se recomienda dormir al menos 8 horas.
  11. No tomar bebidas excesivamente frías ni calientes.
  12. Tener una alimentación equilibrada. Comer muchas frutas y verduras.
  13. Evitar cambios de temperatura significativos.

 

Es de gran importancia aprender a comunicarse bien, en un ambiente agradable, amable y respetuoso, donde cada uno tenga un papel natural.